OSEP no para de ser noticia, otro escándalo que ahora atraviesan kinesiólogos, los cuales son obligados a no trabajar. 

 

Denuncias de afiliados en la redes sociales y hasta el reconocimiento por parte del gobernador de la provincia, dónde admitió que se dispondrán millones para salvar la obra social de empleados públicos.

Ahora, aparece el señalamiento de Sandra Bragagnolo y Roberto Becerra, licenciados en Kinesiología del Hospital El Carmen, quienes se encuentran impedidos de cumplir tareas asistenciales en ese nosocomio de la Obra Social de Empleados Públicos de Mendoza desde hace un año y medio (ver video al pie).

En una carta abierta dirigida al gobernador Rodolfo Suarez, publicada por el portal El Otro, denuncian que en plena pandemia fueron trasladados arbitrariamente a dependencias administrativas y a una delegación departamental de la OSEP, lugares donde no se les asignaron funciones profesionales.

“No teníamos nada para hacer, pasando las horas y los días tomando mate, buscando de oficina en oficina un lugar para sentarnos”, señalan los kinesiólogos, quienes, pese a sus innumerables reclamos y las necesidades sanitarias urgentes de las y los afiliados, siguen cobrando sus sueldos sin trabajar, por decisiones autoritarias e irresponsables de quienes conducen la obra social más importante de la provincia.

Recordemos que la Provincia debió emitir un bono para pagar 2.250 millones de pesos de la deuda que la OSEP contrajo con sus proveedores en el último año. En el gobierno de Rodolfo  Suarez se ha mencionado que estos aceptaron el papel “voluntariamente».

Junto con eso, también ha tenido que acudir al sistema de adelantos financieros, los que están en estudio o a punto de ser autorizados, para ir hacia el salvataje del organismo.