Aunque nos resistamos a creer, deberemos admitir que se ha producido un verdadero milagro. El término milagro es una metátesis de miraglo, pero que siempre significó …bueno, dudo que alguien desconozca que un milagro es una cuestión infrecuente, no prevista, que nos causa admiración y alegría. Sería algo así como el sentido optimista del concepto que manifiesta la palabra accidente.

Toda esta introducción porque en Mendoza, se ha producido uno. Veremos.

La imagen de la Virgen de la Carrodilla llegó desde España. Su aparición inicial, según la tradición oral, se produjo en Estadilla, cerca del Pirineo Aragonés. La patrona de los viñedos, tal como indica la canción popular abreva en los sentimientos religiosos del catolicismo. Canción cuya  letra es de Hilario Cuadros y la música escrita por don Pedro Herrera. Tema musical que se escucha públicamente al menos tres veces al año, siempre que no se suspendan las repeticiones del acto central.

En este peldaño previo a la celebración del día de la Virgen de la Carrodilla, (13 de febrero) una información sacude a los más incrédulos e imagino, los fervientes laicos de la cultura de Mendoza sufrirán mareos y quizá alucinaciones.

Según una entrevista publicada en Diario Los Andes, una de sus propias plumas, será el autor del guión de la Bendición de los Frutos, ceremonia artístico religiosa en la que se agradece pero también se pide la tutela a Dios y a la Virgen, para que sea una cosecha próspera y los esfuerzos labriegos se traduzcan en una buena cosecha.

Aunque no se especifica sobre las plagas como la lobesia botrana, mosquito verde ni tampoco sobre los excedentes de cosecha, ni cuestiones que terminan impactando en el ejecutivo y  en la legislatura, también se reza para que el agua no precipite en estado sólido y el Estado resuelva los desequilibrios sólo cuando son dañinos para los que cuando ganan, no derraman demasiado.

Ingresar en terrenos contradictorios suele ser una tentación inevitable, y más aún, en épocas de vendimia. Espero no caer también yo.

El nombre elegido, bien podríamos decir «bendecido» para que escriba el guión de esta edición de la Bendición de los Frutos es el periodista, dramaturgo, poeta y escritor Fernando Toledo. Mal podría criticar tal designación quien esto escribe. Fui quien condujo a Alejandro Scarpetta y a sus colegas coreutas para que fuese Fernando quien escribiese «De Mendoza a Tokio», novela que homenajea al director de coros Víctor Volpe, por iniciativa de quienes por entonces eran los Niños cantores. Novela que luego se adaptó para teatro.

Sobrada experiencia y a riesgo de apresurarme, talento idóneo para tal empresa. Escribir el guión del acto previo a la Fiesta Nacional de la Vendimia es una responsabilidad enorme.

Según se desprende de la misma entrevista, no hubo concurso y se lo designó a Toledo por su sobrada experiencia en cuestiones afines.

Buena coincidencia . Fernando Toledo es oriundo del departamento San Martín, lugar en el que se llevará a cabo esta liturgia.

Así mismo, en esa entrevista, sorprende que se mencione el lugar, omitiendo el nombre que lleva el teatro griego aludido. El predio, tal como figura en la nota, es el Parque Agnesi, pero el sitio específico, el teatro propiamente, se llama Juan Pablo Segundo. Nombre que eligió el polaco Karol Wojtyla al ser consagrado Sumo Pontífice, nombre que no aparece en la nota del matutino.

Según otras publicaciones, será un fiesta de carácter ecuménica. Felicitaciones.

A esta altura Usted se preguntará y con razón ¿y cuál es el milagro?. Ya mismo respondo.

En escasas ocasiones a pesar de mis varios años, pude conocer a una persona que fuese tan enfática en resaltar su condición de ateo. Si bien científicos amigos se expresan como incrédulos desinteresados en andar alabando a seres inasibles y otros más ligados al arte son escépticos por excelencia o existencialistas a ultranza, el caso específico de este buen escritor es que él es un apóstata. Uno de los que reclaman que la Iglesia (Católica Apostólica Romana), destruya cualquier antecedente en el que se lo vincule con tal institución.

Celebro los avances que se vienen produciendo en torno a la cultura vendimial. Que en el primer distrito de la Ciudad de Mendoza se haya realizado la fiesta distrital eliminando el certámen de méritos, resulta atractivo y elocuencia estos progresos.

Que la ex vendimia gay, actual Vendimia para Todos, cuente con el auspicio del gobierno, permítaseme la redundancia, lo entiendo auspicioso.

Pero me genera un interés muy especial que en esta, mi provincia, en la que no pudimos ver en salas convencionales de cine aquella genialidad de Martin Scorsese, La última tentación de Cristo, y que debimos esperar muchos años para poder ver la audaz película de Jean Luc Godard, Yo te saludo, María, ahora le otorguen a un apóstata la posibilidad de guionar la única celebración eminentemente no pagana de la temporada.

Algunos se persignarán por temor y respeto, otros esperarán confiados en las cualidades del guionista. Yo especulo que será un espectáculo diferente, bien urdido y hasta me atrevo a pensar que se contará la historia completa de la aparición de la imagen de la Virgen , sobre todo, aquella que dice que además de portar a su hijo, el niño Jesús, llevaba uva pero también ese relato antiguo indica que los carboneros que la vieron por primera vez,  después de la aparición, encontraron ahí una veta de metal , veta de metal que les permitió salir de la pobreza.

El milagro de la conversión aparecerá en la prosa de Toledo, o el milagro de estremecer el arado con alguna inteligente irreverencia. Vaya un a saber. Lo que es seguro, es que el milagro, de una u otra manera, habrá de producirse, Dios quiera , que es lo mismo que Ojalá.