Ante los recientes acontecimientos de público y notorio conocimiento, vinculados al procedimiento constitucional para la conformación de nuestra Suprema Corte de Justicia, la Asociación de Magistrados de Mendoza ve con profunda preocupación la grave situación institucional generada en torno a tal cuestión fundamental en la vida republicana y democrática de nuestra provincia.

Tales hechos, si bien no alteran en forma directa el funcionamiento de los tribunales inferiores, afectan la imagen del Poder Judicial en su conjunto, como garante último de nuestra Constitución Provincial, y son susceptibles de socavar la confianza ciudadana en el servicio de justicia, afectando a todos sus integrantes por igual.

Por tal razón, bregamos ante quienes conducen los tres poderes republicanos a cargo del destino de la Provincia, por una pronta normalización de la referida situación, dentro de los roles que constitucionalmente les corresponden a cada uno de ellos.

Cabe resaltar, que en un Estado constitucional y democrático de derecho, la independencia judicial no tiene por objeto posicionar a los jueces en situaciones de privilegio, sino la de garantizar a las mendocinas y mendocinos los derechos de los que son titulares.

Creemos conveniente mantener la mirada sobre los principios fundantes de la República y del Estado de Derecho, como así también que se garantice a ultranza la independencia de la magistratura provincial, de cualquier instancia o grado, en el ejercicio de la función jurisdiccional, como el derecho de toda persona a que sus intereses sean juzgados por jueces imparciales y justos.

Finalmente, confiamos que ello así será, para que Mendoza siga siendo ejemplo de respeto a la institucionalidad republicana.

Comisión Directiva

Mendoza, 24 Julio de 2020