La diputada provincial Paola Calle (FdT-PJ) presentó un proyecto, en tratamiento de comisiones de la Cámara Baja, que establece acciones para prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico, entre otras enfermedades, al exigir que no se exhiba en mostradores la carne picada o molida y que el proceso de trituración deba hacerse a la vista del consumidor.

Durante el programa Muchas Gracias, la diputada señaló que “el espíritu de este proyecto es realizar una acción más, para evitar el Síndrome Urémico Hemolítico que afecta con más frecuencia a los niños más pequeños y que es producido de la infección por la Escherichia Coli que libera una bacteria” que se encuentra “frecuentemente en la carne, por contaminación del trozo de carne con la materia fecal de la vaca”.

Afirmó que “de allí la importancia de cocinar apropiadamente la carne para el consumo humano. En esta línea, dijo respecto de la carne molida que “en el proceso de molienda, la bacteria termina estando en el interior de la carne y como se hace con distintos pedazos de carne se aumentan las posibilidades de que se contamine, por eso es tan importante que la carne molida siempre sea fresca”.

Calle recordó que “si bien esta advertencia está en el Código Alimentario Argentino y se recomienda en el curso de manipulación de alimentos que hacen los carniceros, hay un hábito de practicidad de todas las carnicerías que es que la carne esté molida y a la vista un rato antes de venderla. No pasaría nada si no pasa mucho tiempo, pero generalmente esto no sucede así”.

La diputada y pediatra indicó que lo que se busca con la iniciativa de su autoría es “la concientización, tanto del carnicero como del cliente. Queremos que en cada carnicería el carnicero tenga la obligación de tener un cartel que avisa que la carne molida debe ser fresca y molida en el momento en el que la va a comprar, generando de este modo un compromiso entre vendedor y comprador”, acotó.

También habló de otras enfermedades producidas por la ingesta de otras carnes, como la salmonelosis y la triquinosis, sobre las que subrayó que “en la niñez y en la vejez pueden ser muy peligrosas”.

Al respecto informó que el Síndrome Urémico Hemolítico “afecta a los niños pudiendo provocarles la muerte o dejándoles secuelas en el riñón”, por lo que insistió en que “en la época estival hay que tener muchas precaución en la cocción de los alimentos cárneos”.

Manifestó que aún “no hay una medicación para atacar esta bacteria” y que sólo existen “medidas de sostenimiento, por lo que “en estas enfermedades la prevención es importantísima”.

El proyecto de ley indica que tiene como objeto “establecer la obligatoriedad de exhibir en carnicerías y comercios dedicados a la venta de carne, en lugares visibles para el consumidor la Autorización al Establecimiento para el picado o triturado de carne fresca fuera de la vista del interesado. En caso de no contar con dicha autorización, exhibir carteles con la siguiente leyenda: “Prohibida la exhibición de carne picada. Exija que la carne sea molida a la vista y al momento de ser adquirida”. A los fines de prevención el Síndrome urémico hemolítico y otras ETAS – enfermedades transmitidas por alimentos -.

En los fundamentos de la pieza legislativa se da cuenta que las Enfermedades Transmitidas por los Alimentos (ETA) constituyen un problema de salud a nivel mundial. “Son provocadas por el consumo de agua o alimentos contaminados con microorganismos o parásitos, o por sustancias tóxicas que aquellos producen. La preparación y manipulación de los alimentos son factores claves en el desarrollo de las Enfermedades Transmitidas por Alimentos por lo que la actitud de los consumidores resulta muy importante para prevenirlas”.