Anoche pasada la hora 20, más de 15 personas esperaban en la guardia para ser atendidas en el nosocomio que pertenece a la Obra Social de Empleados Públicos. Mientras desde la dirección del Hospital le piden a su personal que tomen todos los recaudos y prevenciones, y les solicitan prudencia a la hora de comunicar la situación que atraviesan, los trabajadores de la salud ven con recelo y temor que se haya arbitrado que se ubiquen 6 (seis) camas dentro del quirófano, con idénticas condiciones de prestación que en cualquier Unidad de Terapia Intensiva, para abastecer la demanda de nuevos contagiados en situación crítica.

Entre las solicitudes de los prestadores sanitarios del hospital El Carmen, aparece una que las autoridades parece no han contemplado, se trata de apoyo psicológico para todo el personal que -como cualquiera que trabaje en condiciones de máxima tensión, y con un nivel de incertidumbre alto, necesita.

Así como reclaman por la indumentaria que les es insuficiente y por la asistencia de todo tipo, y también la capacitación permanente de infectólogos -recordemos que cada día el Covid 19 ofrece una característica nueva o los científicos descubren alguna nueva condición que lo convierte en más o en menos letal y peligroso.

La situación de Mendoza, en términos de contagio, se viene acentuando pero sin que-por ahora. la amenaza se torne incontrolable.

Y a nivel nacional, más allá del fastidio y hartazgo que puedan despertar las medidas adoptadas hasta hoy, se ha conseguido mantener un índice aceptable, que de continuar así, será merecedor de elogios.  El propósito de atenuar estallidos de contagios, cuestión de evitar el colapso en la atención de los casos más severos y graves, se está cumpliendo.

Según la información última obtenida de World Meter; la cantidad de fallecidos por Covid 19 encuentra a la Argentina en mejores condiciones que países desarrollados y que muchos vecinos.

Hospital de San Juan, Brujas, Bélgica

Las cifras de mortalidad seguramente confunden más, aún.  Para poder determinar los índices de letalidad del Covid 19. la medición que elige la OSM es el número de fallecidos cada millón de habitantes. Ese espantoso ranking es liderado por un pequeño país de enorme desarrollo y sede del parlamento de la Unión Europea. Bélgica cuenta 860 muertos cada millón de habitantes. Sigue Perú, territorio distante y muy distinto en todo aspecto. En el país de Vargas Llosa se contabilizan 812 decesos por millón. Siguen en orden de gravedad: Andorra; España; el Reino Unido de Gran Bretaña; Italia: Suecia; Chile; Estados Unidos y ocupando el décimo lugar nuestro vecino gigante, Brasil. Francia, país que eligió el ex presidente Macri para pasar la cuarentena antes de ir a Suiza, último destino de su periplo por temas de la fundación de la FIFA, ostenta el decimo primer lugar con 467 muertos por millón de habitantes mientras que Argentina, muy por debajo, alcanza los 130 muertos cada millón de habitantes.

Las oscilaciones que muestra esta pandemia son de tal envergadura que no permiten proyectar demasiado, razón más que suficiente para acatar aquellas medidas que sí se reconocen como efectivas para evitar que esos índices hasta hoy controlados, se disparen.