La Agencia Nacional de Discapacidad, resolvió destinar más de 285 millones de pesos, de los denominados fondos de la ley de cheques, a la asistencia económica de Talleres Protegidos de Producción, Hogares y Residencias que alberguen personas con discapacidad, y a las áreas de discapacidad de las Provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El titular de la Agencia Nacional de Discapacidad, Dr. Claudio Espósito, destacó “Estos programas van a permitir que las personas con discapacidad, sus familias, y trabajadores y trabajadoras que albergan personas con discapacidad, tengan los cuidados y recursos necesarios para enfrentar esta situación de pandemia.”

Cabe destacar que los Talleres Protegidos de Producción podrán destinar la inversión a los gastos corrientes (sueldos, servicios) de la institución e insumos para la prevención de la pandemia. En ningún caso, se admitirán inversiones en obras de infraestructura, adquisición de equipamiento o insumos. En cuanto a los Hogares y Residencias el subsidio podrá ser destinado únicamente a la adquisición de insumos y elementos de protección vinculados en forma directa al COVID-19.

Enrique Muntaabski, titular de la Federación de Talleres Protegidos en diálogo con PORTADA.com.ar declaró que “Después de mucho pelear, idas y venidas se logró que a través de la Agencia Nacional de Discapacidad se otorgue una ayuda excepcional a los talleres protegidos del país que se encuentran registrados ante el Ministerio de Trabajo de la Nación, destinada al pago de salarios, servicios y gastos corrientes de los talleres protegidos. La cifra a otorgarse es de $10.000 por cada uno de los operarios que tiene registrado el taller, y será por 2 meses la ayuda deseaba recibir va estar destinada a esos pagos durante 2 meses Fue una lucha muy dura pero se consiguió esa ayuda, que es un salvataje para a las entidades que tenemos talleres protegidos que estábamos en una situación sumamente difícil”.

Con respecto a las áreas de discapacidad de las Provincias y CABA, los fondos podrán ser destinados a la adquisición de elementos de profilaxis, barbijos, guantes, alcohol en gel, elementos de protección personal, sondas de aspiración, cánulas de traqueotomía, botón gástrico, leche medicamentosa, pañales, alimentos especiales vinculados a deficiencias específicas de personas con discapacidad, y cualquier otro elemento necesario para afrontar esta situación de pandemia.