Héctor Omar Hoffman, más conocido como Sergio Denis, murió esta mañana en la clínica de rehabilitación donde se encontraba; dejó de existir a los 71 años de edad. Muchos seguidores mostraron su dolor en las redes sociales, como así también músicos y colegas del cantante Argentino.
El 11 de marzo de 2019, durante una función en el teatro Mercedes Sosa de Tucumán, el cantante caminó por una angosta pasarela y terminó cayendo al foso de orquesta. El desafortunado accidente de Denis lo mantuvo en coma y sin mejoras, lo que terminó con su vida el día de hoy.

MALOS NEGOCIOS, DEPRESIÓN Y RESURRECCIÓN

Varios altibajos y hechos desafortunados marcaron la vida y la carrera de Sergio Denis. A fines de los 90 y tras una fallida inversión con la compra de un teatro, terminó procesado por estafa, prácticamente se quedó sin recursos y estuvo años pagando deudas. El estrés y depresión lo llevó a perder la voz, y no pudo grabar discos o dar conciertos por casi cuatro años.
El cantante fue objeto de noticia en el 2007, esa vez y a causa su joven pareja, la cual fue elegida para participar en el programa televisivo Gran Hermano. A la semana de emisión del programa y de “entrar a la casa”, le fue infiel en vivo y en directo para todo el país teniendo en cuenta los índices de rating en ese momento del programa en cuestión. Ese mismo año, el artista sufrió un infarto en Asunción, adonde había ido a actuar; entonces estuvo al borde de la muerte.
Luego de tanto declive personal y emocional, Sergio logro salir a flote, como de costumbre y cual milagro argentino, se pudo reinventar y volver a llenar salas con sus canciones románticas y de mensajes de esperanza.

ULTIMA FUNCION.
Tras una importante carrera musical durante casi cinco décadas, Sergio Denis llegó a aquella fatídica noche de marzo de 2019 en Tucumán. Durante más de un año Sergio Denis lucho por su vida, pero esta vez, perdió la batalla.
Muchos serán hoy los que cantaran o evocaran al cantante que supo ganar el corazón de la gente.

…Yo soy la aventura y tú la realidad, tú la ternura, yo soy la libertad, tú la esperanza, la vida que me das y no me alcanza, no me alcanza…

 

Por: Fernando Cascino