La pandemia ha cambiado para siempre nuestra forma de relacionarnos, tras un duro confinamiento, que ha paralizado la economía y movilidad de la mayor parte de la población mundial, afrontamos la denominada nueva normalidad, con una duda existencial: ¿Y ahora cómo saludo?

Los primeros encuentros entre familiares y conocidos empiezan a asomar de forma tímida y, a pesar de las recomendaciones de las autoridades sanitarias, que piden mantener la distancia mínima de seguridad de metro y medio, la mayoría de nosotros duda sobre qué hacer a modo de saludo. Y no es para menos, ya que independientemente de la cultura y las distintas formas de saludo, este ha estado presente desde tiempos inmemoriales entre nosotros, el gesto de apretón de manos ya existía en la Antigua Grecia y Roma como demuestran algunas pinturas con dioses que cerraban tratos de esta forma. Y es que, según la teoría más extendida, el apretón de manos nació como forma de demostrar que ninguno sostenía un arma al agitar el brazo para arriba y para abajo.

El apretón de manos es quizás el gesto más extendido entre conocidos, pero existen tantos saludos como culturas: dos o tres besos en las mejillas, abrazo, juntar las narices, la inclinación de la parte superior del cuerpo, sacar la lengua.

Lo cierto es que los países asiáticos llevan ventaja en el cuidado de contagios, y la mayoría de ellos se saludan a una distancia prudencial. En el caso de Argentina, sin embargo, al apretón de manos, que no es para nada preventivo, ha ido desapareciendo de a poco, a esto se le suma también los dos besos, un gesto que ha ido esfumándose de forma paulatina en la mayor parte del continente.

La distancia de seguridad recomendada para evitar el contagio por coronavirus choca de lleno con estos gestos, pero no todo está perdido. Mandar besos por el aire, manos al corazón, choque de codos y hasta el saludo vulcano inspirado en Star Trek, son algunas de las formas que el mundo ha ido incorporando.

Besos al aire: algunas personas están tomando la idea de besos por el aire, para muchos el chocar codos o puños es muy poco elegante o al menos tiene menos valor de cariño, por lo que aducen que al menos enviar un beso por el aire aporta un cariño y un afecto que se entienden. Incluso entre chicos que son amigos, puede ayudar a romper con algunas de las inhibiciones que parecen tener algunos hombres a la hora de mostrar que tienen corazón.

Abandonar el apretón de manos es de sentido común y supone una mejoría para la humanidad, quizás hoy queda una incógnita para no pensar tanto a la hora del saludo, y es que ¿no es más educado evitar estrecharse la mano y en su lugar sonreír, mantenerse separados y comunicarse con el corazón en vez de con las manos?.

Por: Fernando Cascino