Ñushpi Mayhuay, responsable del Área de Pueblos Indígenas de XUMEK, detalla  la situación de las comunidades originarias de la provincia.

Este miércoles, en la sede de la Asociación XUMEK, se realizo una conferencia de prensa en donde participaron la Organización Identidad Territorial Malalweche,  la Organización Martina Chapanay y el Área de Pueblos Indígena de Xumek para informar sobre la Situación Territorial, Cultural y Ambiental de las Comunidades de Pueblos Originarios en Mendoza.

«La Ley necesita compromiso para regularizar los títulos de propiedad de los territorios indígenas. El relevamiento territorial es el primer paso y lleva solo el 40 % de avance en todo el país, desde 2007. En Mendoza, de 40 comunidades, se relevaron solo 6”, afirmó Ñushpi Mayhuay.

 

La Emergencia Territorial Indígena, la Nueva Prórroga de la Ley Nacional 26.160, la falta de políticas por parte del Gobierno provincial, seguido por la extrema gravedad en razón del Impacto por el Cambio Climático sobre los Territorios comunitarios, fueron los temas abordadados en dicha conferencia. «La situación de emergencia territorial, cultural y ambiental de nuestras comunidades necesita ser escuchada por el estado nacional y provincial», manifestaron los referentes de XUMEK.

La asociación civil se expreso: «No hay avances legislativos provinciales para el reconocimiento de derechos de los pueblos indígenas a la par de normativas internacionales y de la Constitución Nacional. Mendoza está estancada».

Imagen

“Hablamos de una situación urgente porque básicamente esta Ley lleva tres prorrogas (en noviembre se vence), por lo que es una lucha constante el nuevamente acuerpar y acompañar a una nueva prórroga. Es la única Ley que hace una salvaguarda de las Comunidades Indígenas. Día a día estamos luchando para que sean reconocidos sus derechos territoriales”, continuó.

Además, insisten en reclamar la necesaria Reparación Histórica y el cumplimiento de la Manda Constitucional de Reconocimiento de la Posesión y Propiedad Comunitaria de la Tierras y Territorios que ocupan como también la entrega de otras tierras aptas y suficientes para su desarrollo.

La Ley 26.160 constituye un nuevo reconocimiento de la obligación del Estado de generar procesos participativos con la finalidad de reconocer la propiedad de territorios a las comunidades indígenas en Argentina. Representa un paso previo para que se pueda determinar la ubicación geográfica de las comunidades indígenas, delimitar el territorio que ocupan y narrar su historia del uso y la ocupación.