Luciano Valle Acevedo, politólogo chileno, dialogó con Ariel Robert, Emilio Vera Da Souza y Carolina Quiroga durante el programa Muchas Gracias.

“Lo que hubo en Chile inicialmente fue una consulta sobre si era partidaria de elaborar una nueva constitución y sobre el modo de hacerlo”, explicó Valle Acevedo.

Luego, este domingo pasado, lo que se plebiscitó es la constitución construída recientemente y hubo rechazo. Sin embargo, “hay una decisión mayoritaria de que exista una nueva constitución y ya se han iniciado los mecanismos para hacerlo”.

“Creo que no hay condiciones para eludir la idea de que se debe elegir una nueva comisión constituyente”, afirmó Valle Acevedo.

 

“Esta situación no deja en un buen posicionamiento al presidente Borich», reconoció el politólogo.

 

En las actuales circunstancias sería un error pretender que los resultados son parte de una derecha conservadora.

 

Llamaría un poco a la tranquilidad y a la serenidad de la población”, sostuvo el analista, quien agregó que el pueblo de Chile evidentemente no quiere ni acepta superar el neoliberalismo” si no es con estabilidad y certezas, dijo.

Valle Acevedo expresó sobre el futuro de esta iniciativa, que los chilenos quieren un cambio de la Constitución, y recordó que Michelle Bachelet hizo un intento en este sentido, pero fue boicoteado por la derecha.

 

“Esto no es blanco y negro” sostuvo el politologo al referirse a los conceptos vertidos en el escrito de la nueva constitucion, y agregó que si se aprobaba, habian cosas para analizar y debatir.

 

La derecha defiende un determinado orden de la sociedad y va a juzgar elementos propios del inconsciente de la sociedad, y se refirió a algunos puntos que fueron ambiguos en su contenido. “Todo ánimo de transformación tiene que ser como uno lo entendería y no como lo entiende la sociedad en general, dijo Valle Acevedo, destacando este aspecto como uno de los errores del partido de Boric.

 

“La agenda futura del socialismo debe incluir los problemas ambientales, pero el socialismo no es una caricatura, se trata de que el control democratico, la direccion del sentido del desarrollo esté en manos de la sociedad, sin prescindir del mercado” sostuvo, y concluyó con que “la salud de las personas no debe depender de la plata que tenga”.