Juan Pablo Soloa comentó durante el programa Muchas Gracias que unas 30 mil personas asisten a comedores y por lo tanto las personas que los atienden necesitan vacunarse para prevenir la enfermedad.

Soloa relató que tuvieron que “emprender una campaña virtual de visibilización y manifestaciones en la calle. Gracias a esta expresión, fueron incluidas en la campaña de vacunación”.

En este sentido, Soloa expresó que “quienes accederán a la vacunación en reconocimiento a su trabajo esencial son, en su mayoría trabajadoras que prestan servicio en los más de 700 comedores y merenderos comunitarios, pero también de promotores de salud comunitaria y de acceso a derechos de género”. Son alrededor de 3 mil mujeres.

La UTEP está integrada por 13 organizaciones sociales, pero además hay otras instituciones que brindan servicios de atención a comedores y merenderos y cuyas trabajadoras están integradas en la campaña de vacunación.

En el área metropolitana, se vacunará en el Estadio Arena Aconcagua, según la convocatoria que se realizará desde cada organización. “Quienes no estén incluidas en una organización deberán inscribirse a partir de que el gobierno genere un link de inscripción específico”.

Respecto de los recursos que requieren para brindar alimentos, Soloa explicó que lo que aporta el Estado Nacional y el Provincial no alcanza para llevar adelante el alimento de cada merendero y comedor. Por ello siempre son bienvenidos los aportes de la comunidad que gestionan “las compañeras que atienden estos espacios. El convenio con el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación es por 1300 raciones diarias, pero atendemos a 7000 personas todos los días”.

Finalmente, Soloa aclaró que “el seguimiento de los precios cuidados se hacía de forma voluntaria”.