Para los países desarrollados tener inflación es muchísimo. “Es un récord provocado por la suba de los commodities y el aumento del costo de la energía” explicó durante su columna en Muchas Gracias el economista Raúl Mercau.

 

En diálogo con Ariel Robert, Emilio Vera Da Souza y Carolina Quiroga, Mercau sostuvo que es una situación particular, de guerra, con consecuencias complicadas porque tanto Europa como Estados Unidos están pensando subir la tasa de interés, lo que a nosotros nos generaría muchos problemas, y explicó el por qué.

En relación a la segmentación de tarifas, Mercau sostuvo que va ser significativo en todo el país. De todas maneras, Mendoza ya tiene tarifas altas, pero el AMBA no, lo cual allí se daría el mayor impacto. “Nadie puede vivir gastando más de lo que recibe, pero evidentemente deberá ser un ajuste técnicamente recomendable y social y políticamente viable”, expresó.

Hay otro gasto que tiene peso, que es el de jubilaciones y pensiones, tiene un peso del 40% promedio en el gasto público, por lo que no sería de extrañar que algo se haga en torno a este sector sostuvo el economista, quien explicó que pueden incrementarse más controles para que el beneficio llegue a las personas correctas. “El peso es porque hay pocos aportantes”, destacó Mercau, quien agregó que se estima que alrededor de un 60% de la población activa está en la informalidad o no aportando al sistema.

En este contexto, Mercau destacó la medida anunciada por Massa, sobre el paso de los planes al ámbito laboral, y explicó cuál es el cambio sustancial en relación a la formalización del empleo.

En relación a los últimos números publicados, hablan de que la economía ha seguido creciendo, en torno al 6% en el primer semestre. La pregunta está en qué pasará en el segundo semestre. “Hay una política de “apretar el cinturón para acomodar la economía hacia adelante”, expresó.

Otro dato interesante tiene que ver con las estadísticas de turismo internacional en cual ha crecido mucho, en términos porcentuales, pero con un saldo negativo entre los que entran y salen, mientras que en el caso de Mendoza, el saldo ha sido positivo en este aspecto. El turismo receptivo de Mendoza ha sido de Brasil y Chile, le siguen Estados Unidos y Canadá, Europa y el resto del mundo. La estadía promedio fue de casi 10 noches con un gasto de 90 dólares. Los residentes brasileños son los que más gastan con 168 dólares, mientras que Estados Unidos y Canadá con poco más de 70 dólares. Además, de los turistas que ingresan por el paso Cristo Redentor el 80% son chilenos, residiendo en general en casas de familia y con una recorrida por otros departamentos de la provincia, concluyó Mercau.