Un error. Cualquiera que lea con algo de atención advertirá que el título lleva un error. Y una de las dificultades más graves tanto en TURISMO como en periodismo es insistir en el defecto
Persistir obcecadamente y repetir aquello que está mal, no desde una perspectiva sofisticada y compleja de revertir sino en lo simple de resolver, en lo cotidiano, en lo elemental. Hoy, en un recorrido menor pero no fugaz, en la emblemática «peatonal», aunque los carteles insisten en denominar «Paseo Sarmiento» , pudimos constatar tres asuntos que conspiran contra la imagen de pulcritud, decencia y buen servicio. Cada una de las experiencias, en tan solo los 200 metros que van desde la Avenida (cada día más incómoda e intransitable) San Martín y la calle (denominada pomposamente avenida) España . Precios absurdamente y subitamente elevados en menús, vinos y cafés. Atención escasa, probablemente poco personal (y ojalá formal).y el servicio sanitario, pésimo. Baños sucios, deteriorados cuando no impedidos de ser usados. El concepto de riqueza pronta y exito precoz atentan contra esta posibilidad tan productiva y conveniente para la economía y el desarrollo social.El turismo es quizá el fenomeno social más dinámico en una trama de escuálida matriz productiva como la que padece Mendoza Y a la vez que el periodismo vernáculo no señale estos defectos es la cabal demostración de que errar es humano, y todo indica que en Mendoza atravesamos un «exceso de humanidad». TURISMO SÍ. TurisNo.El periodismo camino al periodisNo es lo que explica un cartel de venta no de un diario sino de un edificio en calle Pedro Molina. Justo enfrente de la casa de Gobierno. Muy cerca del gobierno, tanto que ya no es