Por: Fernando Cascino

En entrevista con Las Hermanas Abraham, hablamos de su experiencia con el lenguaje de señas en la música, y sus planes para seguir trabajando con la inclusión en su música.

¿Cuánto influenció ser del valle de UCO, tierra de folklore, en su vida musical?

Nacimos en la consulta, departamento de San Carlos pero vivimos toda la vida en Tunuyán, esto nos marcó musicalmente, porque nos sentimos identificadas o más bien nos sentimos en casa tocando folklore.  Es como sentir que pertenecemos a un lugar con la música, el valle de UCO es nuestra raíz.

¿Les interesa otros ritmos o tienen otros gustos musicales además del folklore?

Nos encanta tocar otros géneros, y son necesarios que uno los cante, eso te nutre para luego aplicarlo a lo que se pretenda musicalmente. tocar otros ritmos te ayuda a crecer, define quienes somos. Cantar otros formatos nos dio identidad.

Nuestra familia siempre estuvo abierta en todo lo que hicimos con la música, siempre pudimos expresarnos con libertad. Hace poco armamos una encuesta en las redes para saber que opina la gente sobre que otro ritmo en la música les gustaría que nosotras versionemos, y nos sorprende las respuestas, esto nos ayuda a exigirnos y reinventarnos todo el tiempo.

¿A la hora de trabajar, pueden separar el vínculo familiar que las une?

Somos más hermanas y más lejanas que nunca en el momento de trabajar, nos pasa que discutimos como hermanas algún acorde u arreglo, pero a la hora de decidir lo hacemos como lejanas y como personas que han estudiado una carrera para esto. Somos bastante criticas y profesionales al respecto de esta labor de musico, nos gusta llegar a la gente con nuestro arte y eso hace que seamos muy respetuosas de la tarea.

Hicieron un video que trae incluido lengua de señas, de una canción que se llama Madrecita de Cosechas ¿Cómo abordan la inclusión en la música?

Nos parece esencial, nosotras desde chicas nos comunicábamos con lengua de señas, usando el abecedario. Esto nos hizo pensar que hay algo que falta si no hacemos esta inclusión, nos gustaría cantar con la voz y las manos, este video es el inicio de nuestro aporte a la inclusión. Queremos y sabemos que es importante que todos puedan disfrutar de la música, nos hemos emocionado mucho viendo como se puede cantar con las manos.

En cuarentena realizamos varios videos, y sentimos que la inclusión es necesaria, en Madrecita de Cosechas vemos poesía, lengua de señas, bailarinas y estamos aprendiendo a adaptar nuestra música para llegar a todos. Queremos trascender y, porque no, tener shows con interpretes de lengua de señas y nosotras aprender mejor como músicos, sabemos que lleva trabajo y tiempo, pero es el camino ideal para que mas gente siga escuchando música en sus diferentes lenguajes.

¿Atemporales es su último disco, como fue la producción de este trabajo?

Atemporales describe un momento un espacio, quisimos armar canciones nuestras y versiones de otras que marcaron una época. Tenemos una banda que nos acompaña, que también son amigos y trabajamos mucho tiempo en este disco, es un trabajo en equipo, y quedamos muy contentos con el resultado.

Cada uno aporto a la estructura de la producción, nosotras somos bastante prolijas y exigentes para grabar y ensayar, pero eso ayudo al resultado del producto.

¿Cómo se llevan con el mundo de las redes sociales y las herramientas virtuales?

Tuvimos que aprender si o si, cuesta mucho tiempo, nosotras mismas manejamos todas nuestras redes, y estamos todo el tiempo comunicándonos para ver si subir tal o cual cosa, es una gran tarea, subimos frases, noticias, fotos, pero rinde sus frutos. Nos capacitamos en esto, ya que no solo es ser musico y nada más, aprendemos y lo aplicamos, en varios videos en esta cuarentena editamos la música y las imágenes, esto nos obliga a estar al día con las herramientas virtuales.