Aislamiento social que aparentemente no funcionó. Delegar una responsabilidad puede ser muy peligroso.

El mapa epidemiológico de Mendoza es cada vez más grave, la ocupación de camas de terapia intensiva llegó al 90% en el Gran Mendoza, y hay quienes aseguran que ya no hay más lugar en los hospitales para enfermos por covid.

El gobernador de la provincia opto por seguir con el aislamiento preventivo sanitario, y pareciera que esa delegación de responsabilidad para con los ciudadanos de Mendoza no estaría funcionando. «El dato que preocupa, es que están ingresando muchos menores de 55 años a terapia intensiva», señaló Suárez en su momento, y entre desencuentros de comunicación de datos, donde algunos funcionarios señalan un posible colapso y otros expresan que esa situación no llega aún.

Mientras se juega al gato y al ratón con la información correcta, se tensa una cuerda. Los terapistas, ese grupo que pone la cara y arriesga su salud para salvar la de los demás; están cansados, agotados mentalmente y además son pocos para tanta tarea. Amen de que se preparo a personal que no tienen experiencia en entubar a una persona, y que el esfuerzo por compensar un sistema que a las claras demuestra debilitado por la cantidad de contagios en las últimas semanas.

Si bien es cierto que nadie tiene la varita mágica del covid, y que el ensayo y error esta a la hora del día, delegar a la sociedad el respeto de las normas de aislamiento, pareciera no es la mejor fórmula, y es que los datos marcan que Mendoza no cumplió con lo impuesto como regla sanitaria para bajar los casos de contagio.

El incremento de la compra de vino y de carne marcan una cantidad de encuentros clandestinos donde las autoridades ya no pueden contener, el famoso asadito con amigos esta en boga, y sin querer ser inquisidores de propios y ajenos, ese tipo de actividades son las que llevan a un colapso sanitario.

Hace poco en IMPSA, se notó un movimiento en uno de sus hangares, y es que, consultando a fuentes de ex trabajadores de esa empresa metalúrgica, la misma cuenta con una nave que esta asilada y preparada para que no ingrese ningún tipo de bacteria, lo cual serviría de escenario para posibles internaciones anexas de personas con covid.

A ciencia cierta no sabemos si volver a fase 1 seria la mejor opción, pero si se denota que del famoso caso 98 hasta hoy, y con un aislamiento preventivo social, la cifra llegó a casi 10 mil contagios en la provincia. No son solo datos, es la foto de una sociedad que quizás no está preparada para percibir lo que el gobierno quiso delegar, la cuerda esta tensa y quizás no aguante mucho más.

Por: Fernando Cascino