Tanto el piso a partir del cual se empieza a abonar el impuesto a las ganancias, como el mínimo no imponible sobre el cual se calcula el gravamen se incrementan desde enero.

 

La Ley del Impuesto a las Ganancias contempla una actualización automática, en enero de cada año, de determinados valores -incluido en mínimo no imponible a partir del cual se empieza a pagar- por la variación interanual del RIPTE (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables), correspondiente al mes de octubre del año anterior al del ajuste.

De esta forma, la variación del RIPTE de octubre de 2021 respecto a octubre de 2020 fue del 50,624645%, según explicó Sebastián M. Dominguez, socio de SDC Asesores Tributarios. En este sentido, el nuevo mínimo no imponible de Ganancias, que era de $ 167.678,40 pasará a ser desde el mes que viene de $ 252.564,99.

 

La actividad industrial ya funciona a niveles prepandemia.

Además, el salario bruto a partir del cual se empieza a pagar este impuesto se incrementa desde los $ 150.000 del año pasado, a los $ 225.936,97.

En septiembre, los $ 150.000 habían sido incrementados excepcionalmente a $ 175.000, pero el aumento del 50,62% se toma desde el valor base de $ 150.000.

«Si tenemos en cuenta que la variación de la inflación interanual a octubre de 2021 fue del 52,10% ya vemos que los contribuyentes se verán perjudicados porque el ajuste de valores que se realizará en el Impuesto a las Ganancias será por un porcentaje menor», señaló el especialista en impuestos.