Se difundió a través  Twitter un video donde se ve el cerro Chapelco abarrotado de gente, sin distanciamiento social y sin barbijos.

A pesar de la cantidad de casos de contagios de coronavirus y personas fallecidas por COVID-19, aún en Argentina muchas personas parecen no tomar conciencia del desastre que pueden ocasionar violando las medidas de prevención.

Las redes sociales fueron la atracción para que los borrachos de soberbia suban videos donde se muestra a una gran cantidad de personas en la base del cerro Chapelco, San Martín de los Andes, sin respetar la distancia social ni el uso de barbijos.

Río Negro está habilitado para algunas actividades comerciales y si bien en la localidad donde ocurrió esta reunión de personas sin distancia alguna no tiene casi contagios, es probable que muchos de los que vemos en el video sean asintomáticos, y además no vemos ningún tipo control sobre este desborde social.

Hasta aquí puede que no sea menos de lo que pasa en fiestas o encuentros clandestinos en plena pandemia, pero lo que sorprende de este video es la burla en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus que padece el país.

La Justicia de Rio Negro impulsó una causa contra las personas identificadas. Y se ordenó una investigación sobre ocho personas que salen en el video gritando… “¿Se dieron cuenta que en Europa y en San Martín de los Andes ya no hay cuarentena?».-

Muchos de lo que participaron del desafortunado evento son turistas de la provincia de Neuquén, donde 56 personas ya murieron por coronavirus. Este miércoles la provincia sumó 91 casos nuevos de coronavirus, siendo un total de 3.263 desde que comenzó la pandemia. El martes se habían registrado 136 positivos. San Martín de los Andes se encuentra a 400 kilómetros de la capital provincial, no presenta casos y exige 14 días de cuarentena para ingresar.

Parte de las personas involucradas serían un abogado y una funcionaria judicial que habrían llegado a la localidad cordillerana en julio con un permiso para cuidar un familiar enfermo. Y habrían cumplido con los 14 días de aislamiento, previstos por la normativa. Sin embargo, eso no los exime de la responsabilidad de incumplir con las normas sanitarias, además de subir y viralizar la falta de empatía para con quienes están sufriendo un virus que por ahora no se detiene.

 

Por: Fernando Cascino