Dr. EMILIO CARAM

Especial para PORTADA.COM.AR

 

Así como el axioma dice que en la guerra la primera víctima es la verdad, el complejo tema de la Inseguridad en Mendoza comparte ese principio.

Los datos y testimonios de víctimas; de policías y de personal de las fiscalías son dispares en relación a los que se publican. Y todo festejo por el descenso de delitos durante la pandemia, no responde a la realidad que acosa a ciudadanos y ciudadanas.

El flagelo de la inseguridad no es nuevo, pero tampoco desde los poderes constituidos se esmeran por mejorar aquellos aspectos básicos que contribuyen a que vivamos con menos temor.

Esta vez llegamos a una de las Comisarías más concurridas. En la Avenida Libertad al 578 del distrito cabecera Villa Nueva se sitúa la Comisaría Novena y Oficina Fiscal también Número 9. Muy cerca del edificio municipal de Guaymallén, el departamento de mayor población de la provincia.

A la agobiante situación que nos ha llevado el Covid 19 se suma la reiteración de delitos de toda índole, pero además, la indefensión que insinúa la ausencia de recursos con que dotan a las distintas comisarías, incrementa los temores.

Una comisaría que atiende una zona tan vasta y diversa, tan amplia y densamente poblada cuenta con apenas 3 policías por turno, recordemos que son tres guardias, un chofer y responsable de Operaciones  por turno. Para que los efectivo puedan desplazarse hasta donde son solicitados, tiene apenas dos movilidades: el 3343, un Chevrolet Prisma 2019 y el 2925, un corsa modelo 2016, que por el intenso uso suele esta fuera de servicio.

Actualmente hay 4 efectivos aislados por covid19. La comisaría 9na. está a cargo del Comisario Romera y del Subcomisario Cansiani. Estas autoridades llegaron para reemplzar a la Comisaria Fernández y al Subcomisario Rizo, ya que han sido sumariados, dato que detallaremos en nuestro próximo artículo.

Con una densidad habitacional sensiblemente superior a la de la Ciudad de Mendoza, Villa Nueva necesita de la mirada atenta del Ministerio de Seguridad pero también de la Municipalidad de Guaymallén que con la dotación de los Preventores seguramente podrán brindar mejor seguridad a las vecinas y vecinos que, a pesar de la inseguridad que padecen, exhiben su orgullo de pertenencia.

Además del Ministerio de Seguridad, podemos señalar que desde la Procuración tampoco muestran la sensibilidad necesaria. La oficina Fiscal n° 9 debió absorber las funciones de la Oficina Fiscal N° 18, la que antes funcionaba en la Comisaría N° 44, extenuando al personal que debe administrar las cuantiosas denuncias diarias, y esto acentúa la decisión de muchas víctimas de no formular las correspondientes denuncias de los delitos padecidos.

Al consultar si ante la presencia de alguna víctima con discapacidad hipoacúsica, en la Fiscalía o el la Comisaría hay personal capacitado en LSA, la respuesta es como en la mayoría de los Institutos Públicos: no saben, no contestan.

El SUR también existe

En el CEO (Centro Estratégico de Operaciones) de San Rafael, hay tensión debido a las exigencias extenuantes sobre gran parte del personal, quienes por los recargos no están cumpliendo con las horas de descanso indispensables para la salud pero además para brindar un servicio de seguridad eficiente. Y –según nos confiaron- a esto se agrega el descontento de este personal sobredemandado, las ostensibles diferencias con el personal de oficina. Ya está en aviso de este malestar la Jefatura Sur, quienes seguramente tomarán las medidas correctivas para equilibrar los esfuerzos

Dr. Emilio Caram

Abogado y Escritor

Ex Director de Apoyo a la Comunidad

Ex Subsecretario de Seguridad – Gobierno de Mendoza

Analista sobre Políticas de Seguridad Ciudadana