“Romepote y Julietilina” es la obra adaptada para toda la familia y con toques de humor que el elenco Chapote Circus presentará en Las Heras este domingo. Entrada gratuita.

Bajo el lema “La historia que Shakespeare no se atrevió a contar”, la obra «Romepote y Julietilina», dirigida por Víctor Di Nasso, llega a Las Heras para hacer reír a grandes y chicos. Será con entrada gratuita, este domingo 29, a las 16 horas, en la sala Malvinas (San Miguel 1540) y en el marco del Mes de la Niñez que viene desarrollando la Municipalidad de Las Heras, con diversas actividades artísticas y de recreación en los barrios, espacios verdes y salas culturales del departamento.

Esta obra de teatro clown familiar, a cargo del elenco Chapote Circus, encabezado por Di Nasso, en la que actúan Jessica Echegaray, Daniel Encina y Carolina March, llega gracias al programa del Ministerio de Cultura y Turismo de la provincia, y lo hará para contarnos la clásica historia de amor del reconocido dramaturgo inglés, Willian Shakespeare, narrada desde la visión que nos aporta el arte de las narices rojas. Un espectáculo de amor y humor que busca crear un clima de alegría y muchas risas, y que mantiene un contacto e interacción permanente con el público.

“Es una historia de amor contada de manera diferente y para disfrutar con toda la familia –confirma Víctor Di Nasso, actor y director de la obra-, tomamos la historia básica de Julieta y Romeo, que se ha hecho tantas veces y que es tan humana y tan social, donde les venimos a contar nuestra versión de la historia, pasada por el filtro de la nariz roja de payaso, con esa mirada, con esa técnica y estética, con esa manera de contarlo”, anticipa.

Quienes asistan esta siesta de domingo a la sala Malvinas de Las Heras, van a encontrarse con una versión graciosa de la reconocida historia, con otra caracterización de los personajes, mayor identificación, y la ruptura de la cuarta pared -algo característico del payaso y del clown- en donde el público no es un mero espectador, sino que es parte del espectáculo. “Yo no hago meramente espectáculos infantiles, sino que son abiertos a toda la familia, siempre he pensado que el padre y la madre que van a acompañar a los chicos también se tiene que divertir. Esto de pasarlo por el ‘tamiz de la nariz roja’ hace que cada función sea diferente, si bien está armada, dejamos cosas libres; es como jugar ajedrez, nosotros sabemos los movimientos pero no sabemos cómo va a mover el público, entonces para nosotros también cada función es un nuevo estreno”, aporta Di Nasso sobre esta obra, una de las más celebradas de su trayectoria teatral.

Respecto al reencuentro con el público lasherino y la vuelta a los escenarios, el artista afirma: “Es súper placentero volver, primero por todo lo que ha pasado, para los artistas esto ha sido muy fuerte, porque fuimos los primeros a los que se nos cortaron las actividades. Y también me di cuenta la necesidad de estar con el público que tenía, lo que me llevó a hacer cosas en streaming -que no es lo mismo- pero era la única herramienta que tenía para estar en contacto con el público. Así que somos unos privilegiados de volver a salir a escena, y ahora, cada vez que salgo lo tomo como una responsabilidad con mucho placer, porque esto no ha sido sólo una necesidad mía, sino también del público que lo demuestra, que se ha acercado muchísimo el teatro, y que responde de una manera muy grande cuando se levanta el telón”.