General

Señales que advierten sobre una deficiencia auditiva

Fuente: mah.org.ar

Muchos padres parecen no reconocer en sus hijos señales que advierten sobre una deficiencia auditiva. Además, según un estudio estadounidense, la mayoría tarda demasiado en tomar riendas en el asunto cuando finalmente observan los síntomas.

Según la American Speech-Language-Hearing Association (ASHA), la mayoría de los audiólogos y patólogos del habla/lenguaje consideran que los padres desconocen las señales tempranas que advierten sobre los trastornos de la comunicación, como así tampoco reconocen los beneficios de un tratamiento temprano.

La Dra. Elise Davis-McFarland, ex Presidente de la ASHA, dijo que «los trastornos de la comunicación se encuentran entre las discapacidades infantiles más comunes y son altamente tratables en la mayoría de los casos. Sin embargo, incluso con toda la información de que disponen los padres hoy en día, los profesionales consultados informan que aún reciben a los niños mucho más tarde de lo que es óptimo para lograr los mejores resultados».

La pérdida de audición en los niños, tanto si es transitoria como permanente,  puede tener un impacto enorme en su desarrollo, porque interfiere en su aprendizaje, en la adquisición de destrezas de comunicación, lenguaje y socialización.

El mensaje de la Dra. Davis-McFarland a los padres es: «no se demoren, si tienen alguna duda respecto a la capacidad de su hijo para escuchar, hablar o entender. Algunos de estos trastornos se pueden revertir o incluso prevenir si son tratados tempranamente».

Los padres deberían familiarizarse con los hitos de la comunicación que son muy específicos y comienzan dentro de los primeros meses de vida, así como también conocer las señales sutiles de alarma de los trastornos de la comunicación.

La ASHA presenta en su página web una escala con edades promedio a la que la mayoría de los niños adquieren ciertas habilidades de escucha y comunicación, desde su nacimiento hasta los cinco años de edad.

Por lo general, el niño no domina la totalidad de las destrezas incluidas en la lista hasta haber alcanzado la edad máxima de la escala dada.

Cada niño es único en su forma de ser, en su modo de aprender, de desarrollarse y de crecer; tiene su propio ritmo en cuanto a capacidades, habilidades y destrezas. El hecho de que alguno no llegue a dominar una destreza dada en la escala de su edad, no quiere decir que necesariamente sufra trastorno alguno.

Las complejidades que puedan darse en alcanzar estos hitos, sirven de orientación en cuanto a los progresos del niño, situación que debe ser analizada por su pediatra de cabecera, quien evaluará la conveniencia o no de la derivación a un especialista.

Comparte esta publicación
Abrir chat
1
¡Hola! Estoy para ayudarte
Hola,👋
¿Te puedo ayudar?