La Selección Argentina de fútbol para amputados vive tiempos importantes: a finales de julio tendrá su primera concentración en el CENARD como preparación para el Campeonato Sudamericano, el torneo que se disputará en la segunda mitad de año que aún no tiene fecha oficial, ni sede, y que es clasificatorio para el Mundial de Turquía 2022.

 

“Estoy contento porque se viene nuestra primera concentración en el CENARD. Vamos a ser 15 jugadores. Se nos brindó su apoyo y estamos felices”, comentó Nicolás Ucha a la prensa del CENARD, Ucha es uno de los arqueros de la selección.
El deportista señaló que “antes de la pandemia veníamos con un gran ritmo, en la Liga Nacional y en la Selección Argentina llegamos a un nivel muy alto. El parate de un año y medio nos golpeó duro, pero ahora estamos contentos, ansiosos y felices por esta oportunidad y lo que significa volver al ruedo”.

Ucha perdió su brazo derecho en un accidente, dejó de hacer ejercicio y llegó a tener un importante sobrepeso. Ahí fue cuando su médica de cabecera le recomendó jugar al fútbol para amputados, deporte que Nicolás desconocía. “Dale, me vas a decir que también ataje”, le respondió entre risas. Y así fue. A las pocas semanas se compró los guantes, empezó a entrenar y, después de tres años, ya recuperó su peso, la confianza y encaró una nueva vida junto a su familia.

Ahora sí, la Selección de Amputados viaja a MéxicoEmpezó a atajar en el equipo de la provincia de Buenos Aires y lo convocaron para la selección. “Por una cuestión lógica me entreno más del lado derecho. Tuve que aprender a tirarme y caer de nuevo. Por suerte siempre me gustó atajar. Aprendí muchísimo en este tiempo en la selección”, destacó Nicolás.