Es una universidad nacional que analizó el comportamiento de los presupuestos participativos de 15 localidades a lo largo del país.

La Universidad Nacional de General Sarmiento realizó un estudio de relevamientos sobre el presupuesto participativo en pandemia de 15 municipios a lo largo del país, en los cuales Maipú también fue analizado.

Se trata de un estudio que, en el contexto de la pandemia del COVID19, analizó los problemas que enfrentaron los municipios argentinos para desarrollar el Presupuesto Participativo (PP) en el año 2020 y sus perspectivas en la materia para el 2021.

Los municipios analizados, además de Maipú, son: Villa Carlos Paz de Córdoba, Concordia, Concepción del Uruguay, Gualeguaychú, Victoria y Urdinarrain de Entre Ríos, Posadas de Misiones, General Pico de La Pampa, Bella Vista, Escobar, Vicente Lopez, San Miguel, Morón y Saavedra de la Provincia de Buenos Aires.

De los 15 consultados solo cinco municipios llevaron adelante una nueva edición de PP en el año 2020, donde el 60% optó por un esquema virtual o bimodal: Posadas, Bella Vista y Saavedra de manera presencial. General Pico y Maipú de forma virtual. Según los datos arrojados, para la edición del 2021 solo algunos privilegian un formato total o semi presencial, tras un 2020 en que se realizó íntegramente en forma virtual.

En las últimas semanas se inauguraron obras en Maipú elegidas por los vecinos bajo esa modalidad, como la remodelación de la Plaza del Barrio AOMA. Asimismo, el Intendente Matías Stevanato también entregó los últimos días los elementos y materiales con una inversión de 15 millones de pesos, para ejecutar una serie de proyectos votados en todos los distritos bajo el formato online.

Si bien hubo una disminución de la participación en las asambleas y votaciones, en Maipú el PP se llevó a cabo igual demostrando una gran capacidad de adaptación y dinamismo por parte de la ciudanía, donde se adaptó a la propuesta municipal para seguir aplicando esta herramienta de democracia participativa de manera online.

Con respecto a las novedades o innovaciones, se observó una aceleración en el uso de medios tecnológicos para diferentes instancias del proceso, algunos de las cuales ya estaban en marcha previo a la pandemia, pero sin dudas, el impedimento de los encuentros presenciales dio a esto un mayor impulso.