El cuarto de Verónica, La obra protagonizada por Silvia Kutika y Fabio Aste en una atrapante trama que mantiene inmóvil al público. Dos únicas funciones, el jueves 25 de agosto en el Teatro Encio Bianchi de Rivadavia y el sábado 27 de agosto, en el Teatro Mendoza.Escrita por Iran Levin (autor de “El bebé de Rosemary”), fue un éxito sin precedentes en Broadway a principios de la década de los ’70 y referente del teatro de suspenso, “El Cuarto de Verónica” es una atrapante thriller psicológico, que tiene su versión en argentina dirigida por Virginia Magnano.Protagonizada por Silvia Kutika, Fabio Aste, Fernanda Provenzano y Adrián Lázare, la trama traza la historia de Susan, una joven de 20 años que es abordada mientras cena con su novio en un restaurante por una encantadora pareja de ancianos, que se muestra impresionada por el parecido de Susan a
Verónica, fallecida hace mucho tiempo.

Como en el cine pero en teatro, éste thriller psicológico mantiene al público inmóvil en esta pieza éxito en Broadway que recorre el mundo. Tras dos exitosas temporadas en la calle Corrientes, “El Cuarto de Verónica” llega a nuestra provincia con dos únicas funciones; el jueves 25 de agosto en el teatro Encio Bianchi de Rivadavia. Y el sábado 27
de agosto, en el teatro Mendoza. Las entradas para ambas funciones están disponibles en
showstickets.ar. Portada diálogo con su protagonista Fabio Aste que nos dijo “La experiencia de llevar a cabo una obra de teatro del género de terror es inédita porque, en general, no está muy explotado en la Argentina y es interesante e inquietante. El público empatiza con los personajes y van experimentando. Lo interesante es que cuando el espectador la tiene clara con respecto a lo que está sucediendo en el escenario, el autor da vuelta la historia y muestra otro escenario o universo. Recién al final se devela quién es quién y cuál es la verdadera trama que está aconteciendo. La dificultad radica en hacer en la medida justa y poder insinuar.” “recomendamos que la vean porque no es un género que esté explotado y porque es una obra que, lejos de ser pasatista, mantiene al espectador en vilo desde el arranque hasta el final. Así lo obliga a pensar, a hacerse preguntas, lo lleva de la mano por un sinfín de sensaciones, lo estremece, lo inquieta,
perturba y justamente entran en un juego.

Entrevista de Vicky López