Una historia que conmueve a propios y ajenos.

Oscar Sandes, ¿ex? titular de la DPV vuelve a estar en escena, pero esta vez lo hace en compañía de Alejandro Jofré, ex Subsecretario de Trabajo.

Según allegados a Oscar Sandes, el fallo del Tribunal de Cuenta habría calado hondo en quien fuera o sigue siendo el titular de Vialidad.

Tras desatarse el escándalo en la DPV, el Tribunal de Cuentas le aplicó una multa de $ 2.900.000 por falsificaciones de facturas y gastos de la caja chica de Vialidad en balnearios y almuerzos en la costa.

Es importante recalcar, que hasta el día de hoy no es clara la situación de Oscar Sandes en la DPV, pero sí tenemos certeza de que está dispuesto ir a fondo contra el fallo del HTC.

Es muy probable, que esta situación se asemeje a un guión de película, donde el protagonista principal sigue siendo la corrupción, y los personajes secundarios son aquellos que hacen de la Administración Pública un desfalco permanente.

Sea del partido que fuere, la responsabilidad de Oscar Sandes como titular de la DPV, no era solo política, sino que también «es o era» su responsabilidad, la de velar por una administración proba y eficiente.

En el día de ayer, Oscar Sandes interpuso una demanda contra el HTC, seguramente este es el inicio de una nueva batalla judicial, donde quien sintió el golpe tras ser condenado a pagar una multa, como responsable de la DPV, tratará de salvar su honor, su buen nombre, su carrera política.

Pero aún así, seguimos viendo la misma película, donde la corrupción sigue prevaleciendo, y la gran estafa a todos los mendocinos, se ha convertido en algo muy habitual en quienes ostentan cargos públicos.

Seguramente, esta historia tendrá un final feliz, y Sandes recibirá un «Oscar» como mejor actor de reparto, a pesar de haber ignorado un principio básico de la gestión pública que es, la idoneidad.