Una reina rebelde y un cacique enojado. Así están los ánimos por Guaymallen, dónde no hay elección de reina por orden de Marcelino Iglesias. De igual manera hubo elección paralela en el Museo del Vino de Maipú.

Este fin de semana se escribió un capítulo más en la historia de la Fiesta de la Vendimia, que ha encontrado este año en Guaymallén situaciones inéditas y una puja entre dos concepciones. Por un lado, el intendente Marcelino Iglesias eliminó la elección de la reina mediante una ordenanza aprobada por el Concejo; por otro lado, muchos vecinos y tradicionalistas, más la Comisión de Reinas de mandato cumplido del departamento –Coreguay– se opusieron y realizaron una fiesta paralela en Maipú, donde este sábado fue elegida la candidata de Los Corralitos.

Este domingo se le consultó al intendente Marcelino Iglesias sobre su opinión al respecto de esta fiesta disidente, y contestó lacónico y contundente: “Desde el municipio nadie va a opinar sobre este ítem. Guaymallén ya tiene su ordenanza que elimina la elección de la reina. Punto final”, cerró el jefe comunal.

Más allá del dato de que Julieta Lonigro fue elegida como reina, la celebración, denominada Historia de Mujer y Cepa, también se sentó en esta celebración disidente el precedente de que se realizó fuera del departamento. Por ello la fiesta tuvo acogida en el vecino departamento de Maipú, cuya intendencia es opositora (Justicialista) a la conducción radical de Guaymallén. El escenario fue el Museo de la Vendimia y el Vino y tuvo la presencia limitada a 500 personas en forma presencial, y la transmisión vía streaming del acto.

Este acto de rebeldía de una parte de los actores sociales involucrados en la celebración vendimial alternativa, quedaría como algo estéril, ya que el propio gobernador Rodolfo Suarez se reunió con los organizadores y les informó que su reina no podrá participar el próximo 5 de marzo de la elección de la Reina Nacional de la Vendimia 2022, a realizarse en el teatro griego Frank Romero Day.

En contrapartida, desde la organización de la fiesta vendimial paralela redoblaron la apuesta y anunciaron en un comunicado emitido por la Coreguay que “Apelando al reglamento provincial, donde no se establece que la reina deba ser “municipal”, y entendiendo que se ejerce una real discriminación para con las mujeres de Guaymallén, imposibilitándolas de participar libremente de Vendimia, realizaremos las acciones legales pertinentes”.

La eliminación de la elección de una representante departamental se dio a través de la ordenanza municipal que fue votada el 18 de marzo pasado con 8 votos a favor y tres abstenciones. El proyecto fue presentado por el radical Ignacio Conte, y contó con el apoyo de Marcelino Iglesias. El argumento de la medida fue que “los cambios de paradigma que fue atravesando nuestra sociedad, y a la necesidad de preservar y readecuar la fiesta a los nuevos tiempos”.

Analizando la fiesta realizada este viernes en sí, se puede decir que la puja entre las 21 candidata participantes fue muy reñida, y que al final del conteo de votos se dio con un empate en 17 sufragios entre Julieta Gómez, representante de el distrito de El Sauce y Julieta Lonigro, de Los Corralitos. El desempate lo estableció el voto de las propias concursantes, y allí fue ungida Lonigro. El tercer lugar, y elegida como la Flor de Guaymallén, fue para Delfina Calleris, de Kilómetro 11, que también tubo que desempatar con el voto de las otras candidatas.