Por: Fernando Cascino

En comunicación con portada, Marcelo, familiar de una persona que murió en julio de este año, nos expone las deficiencias de la obra social de los empleados públicos de Mendoza.

Marcelo es hijo de una mujer de 85 años que murió el pasado 01 de julio, aún hoy no se sabe exactamente las causas del fallecimiento de su madre, ya que, entre otros detalles, no les entregan el certificado de defunción.  En su relato nos cuenta lo ocurrido respecto del deceso de su madre y los detalles de una obra social muy criticada por sus afiliados.

«Un domingo 28 de junio, mi madre amaneció con falta de oxigeno y nos preocupamos inmediatamente, sobre todo por el tema del covid, fue entonces que llamamos a su obra social, OSEP.  Cuando llegaron al domicilio comprobaron que mi madre tenía poca oxigenación en sangre, con la ayuda de paf y  otro medicamento, lograron estabilizarla, y nos comunicaron que era una bronquitis, le recetaron un jarabe, pero nunca la testearon por los síntomas, tampoco le realizaron alguna placa o radiografía, por lo cual los médicos nos dijeron que si se la llevaban nunca más la volveríamos a ver, eso lo tomamos como una presión, ya que una persona de 85 años que no maneja teléfonos o aplicaciones, estar aislada en un hospital, es muy difícil.  Si bien no somos profesionales, no sabíamos bien que era lo mejor en ese momento, además tomamos como drástico eso de que no volveríamos a verla. Tampoco nos hisoparon a nosotros ni a mi madre,  con el pasar de los días empeoró su cuadro de salud,  tenia mucha fiebre y falta de oxígeno, llamamos la ambulancia de la misma obra social, OSEP, donde otros médicos nos preguntaron que tipo de medicación habían recetado, que, en estos casos según ellos, se recetan antibióticos, cosa que no había ocurrido. Los médicos nos dijeron que era neumonía, no era bronquitis, pero nuevamente nos presionaron aduciendo que si la internaban no la volveríamos a ver, que iba a ser peor remedio trasladarla, a lo que nos recomendaron que se quedara quieta en la cama hasta que la medicación, esta vez antibióticos, hicieran efecto.

Es muy probable que mi madre haya muerto en mi casa, esa noche tuvo convulsiones y no podía respirar, llamamos una ambulancia y nunca llegó, entonces con mis hermanos la llevamos al hospital, pero llegó sin vida. Cuando llegamos al hospital mencionamos que era urgente el tema, intentaron reanimarla, pero no hubo resultado; le explicamos lo que había ocurrido a los médicos de la guardia, los cuales se sorprendieron cuando mencionamos que tenia problemas respiratorios y fiebre, sus caras eran de asombro y miedo, sobre todo por llevar una persona así sin saber si tenia o no covid, era un riesgo para los profesionales la salud allí, la verdad que nos sentimos abandonados y sin saber a quine recurrir.

Luego de todo esto vimos que los medios masivos y la ministra de salud comunicaba la situación de cantidad de camas y disposición de clínicas y hospitales del sistema de salud en pandemia, donde se mostraba con gráficos y demás,se mostraba que la provincia tenia recursos para sostener la situación, todo esto posteriormente a la muerte de mi madre que fue un primero de julio. Entonces no entendíamos con mi familia porque nunca la hisoparon, nunca entendimos por que no la internaron en una buena sala, con antibióticos, con un tratamiento, si en ese entonces la capacidad sanitaria era optima según la ministra.

Nosotros entendemos que hubo un mal desempeño por parte de la obra social, a la hora de poder solicitar un turno para médicos o recetas de medicación que mi madre si o si debía tomar, los teléfonos de OSEP no atendía nunca, los centros de salud, obviamente no atendían casos de la obra social, nos pedían la receta, pero era inaccesible ese tema porque nunca nos atendían. Particularmente sabemos que médicos y enfermeros la están pasando mal, con pocos recursos, yo también tengo OSEP , y en nuestro bono de sueldo nos descuentan hacen años un item que se llama descuento por enfermedades catastróficas, queremos saber donde esta ese dinero que descuentan mes a mes de la obra social más grande de Mendoza.

Aún hoy no nos entregan el certificado de defunción, por lo cual no sabemos con certeza de que murió mi madre, esto que menciono no solo me paso en mi familia, le pasó a mucha gente, y vemos que es una decisión política la de apoyar la salud.

No queremos caer en la frase fácil, de que por que era mayor esas cosas pasan, queremos saber ¿Que paso con la salud de mi madre? Ella era una persona sana.

Vivimos en un blindaje de información que hace que esto que ocurrió no trascienda en medios masivos, entonces recurrimos a medios accesibles para poder ser escuchados.