En el día de ayer, el ministro de Economía y Energía, Enrique Vaquié, habló sobre la intención de la propuesta del Ejecutivo mendocino de participar, junto al Gobierno nacional, como accionistas clase C de la empresa Impsa.

Vaquié señaló que “la empresa quiere capitalizar la compañía para no endeudarla más y cumplir con las obligaciones que tiene, salir del concurso de acreedores”. Como los accionistas actuales no capitalizan, Impsa “pide a los gobiernos nacional y provincial que lo haga”.

Luego de ingresado este proyecto, comenzaron las reuniones por el proyecto de capitalización.

El diputado Jorge López, en el programa Muchas Gracias dio detalles del primer encuentro con el ministro Vaquié. «Es necesario que la provincia intervenga, destinando recursos, para que la empresa siga funcionando», dijo López.

«Estamos hablando de una empresa importante a nivel nacional, la cual interviene en grandes proyectos, muchas obras internacionales». También aclaró que la situación en la que se encuentra la empresa tiene que ver con el corte en la cadena de pago de proyectos estratégicos donde la empresa estuvo asociada en Brasil y en Venezuela.

“La provincia aporta 5 millones de dólares, y el gobierno nacional también participará con otro aporte… Pretendemos defender que IMPSA se quede en la provincia, y es una de las condiciones que se ha puesto» culminó

Por su parte Nicolás Aroma expresó “Se pide el rescate financiero para capitalizar”, y se solicita a la legislatura el aval para que participe de ese rescate el Estado provincial, pero “el Estado nacional también compra acciones porque es una empresa insignia en la provincia, con un alto nivel de calificación del recurso laboral”, de esta manera argumentó por qué es necesaria la intervención del Estado.

Es otro préstamos que se pide al Estado para capitalizar una empresa, dijo el economista quien agregó que el riesgo que asumen la provincia y la nación será también responsabilidad de ambos, por eso apuntan a mejorar la situación. Además los problemas económicos, surgen de un desequilibrio comercial, y el planteo va en preguntarse por qué deben salvar una empresa así por encima de una pyme, expresó Aroma.

El problema es que los salvatajes siempre van para los mismos sectores, a las empresas más grandes, eso lleva a un punto cíclico de deuda de la provincia, sostuvo Aroma.

Para culminar, Aroma explicó que en la intervención, lo que se salva es la empresa, no a la familia, a pesar de que Pescarmona sigue siendo parte de las decisiones.