«La palabra masturbación está teñida de represión, es algo pecaminoso, grave, pero si se dijera que alguien te acaricia los genitales, no estaría tan mal». Palabras del doctor Juan Carlos Kusnetzoff, Médico Psiquiatra y Director del Programa de Sexología Clínica. Padre del reconocido conductor de TV

 

¿Cuál fue el impacto de esta cuarentena en la sexualidad de las personas?

Es la pregunta que hacen todos. Para empezar esta situación es algo inédita, no habíamos tenido experiencia de estar recluidos, y tomados por sorpresa ante una amenaza que no se ve. En las guerras al enemigo lo ves, por más feroz que sea, sabes cómo es tu contrincante, en cambio este enemigo (el virus)  ataca por la espalda, es por eso que muchos descreen de esta situación, de los científicos, de los políticos,  ya que no es visible el riesgo, y pensamos que nos están engañando.
(*) Charles Darwin, naturalista autor de El origen de las especies.

Con respecto a la sexualidad, no se trata de sobrevivir.  Darwin (*) dijo que a los instintos de reproducción uno puede no darle importancia toda la vida, y sin embargo el ser humano sigue viviendo, contrario a otros instintos como el poder respirar o alimentarse. Los instintos de reproducción son característicos de problemas, pero no de vida o muerte.

¿Por qué es un tabú el sexo, y más aún si hablamos de sexo en personas con discapacidad?, ¿Qué opina de la figura del asistente sexual?

Si ya hablar de la sexualidad en un sentido general es problemático, imaginemos el sexo y la discapacidad, es decir la discapacidad en sí misma pareciera ser un problema, si agregamos la sexualidad se suma un sinfín de problemáticas, existen desiertos de saberes. Podemos mencionar varias situaciones ya sean físicas o mentales y a partir de ahí, las variantes a tratar sexualmente.

Un factor importante es la mujer, la cual queda eliminada históricamente de todo escenario, lo contrario a lo masculino. Los varones siempre fueron los beneficiarios de la descarga emocional o física, nadie se planteaba que la mujer tuviera alguna necesidad, por eso muchas veces quedaba  designada en el triste papel de la prostitución.

¿Qué opinión le merece la definición de masturbación y la discriminación al respecto del uso de la palabra en sí?

La palabra masturbación está teñida de represión, es algo pecaminoso, grave, si se dijera que alguien te acaricia los genitales, no estaría tan mal.

Hombres y mujeres de cualquier edad y condición, desde los 10 hasta los 95 años, se masturban, se exploran, se acarician, como parte de la vida erótica, o solamente para estar solos, con discapacidad o sin discapacidad,  con o sin cuarentena. La palabra masturbación define una acción que es típica del ser humano, y que hereda inclusive de los propios animales, no es algo que solo suceda en la adolescencia, sucede en todas las etapas de la vida.

Existen muchos mitos en cuanto al viagra. ¿Su uso tiene algún riesgo de dependencia psicológica? ¿Es posible pensar que si deja de tomar no se tendrá un buen funcionamiento sexual?

Ese es uno más de los mitos que existen sobre el viagra, que lesiona el corazón, que dan convulsiones, que sustituye a la masturbación, etc. El viagra tiene tantos malos entendidos como la propia sexualidad, porque no estamos acostumbrado a ser felices y a tener satisfacciones, sí estamos acostumbrados a reprimirlos o a dejarlos de lado, a decir cosas que no son ciertas, porque todo el mundo lo dice, entonces tarde o temprano la gente va a tener que instruirse porque la sexualidad forma parte de la vida, es parte de la naturaleza, Dios lo inventó para poder disfrutar y sentir placer.

Por: Fernando Cascino