“La vida está hecha de momentos y cada uno de estos momentos hay que vivirlos a pleno, pero siempre pensando en el prójimo y sin ambiciones personales”.

José Liborio Poblete Roa

 

José Liborio Poblete Roa, “Pepe”, había perdido sus piernas a los 13 años en un accidente ferroviario en Chile.

Llegó a la Argentina en la década del ’70  y se vinculó con varios jóvenes con discapacidad que conoció en el Instituto de Rehabilitación de Belgrano, con quienes fundó el Frente de Lisiados Peronistas, una organización que llegó a concentrar a más de 200 militantes políticos con y sin discapacidad que concurrían a las marchas con sus muletas, sillas de ruedas y lazarillos.

Durante el año 1975 trabajó en la creación de la Unidad Nacional Socioeconómica del Lisiado (una especie de sindicato) y también en el proyecto de ley de cupo laboral.

Su madre, Buscarita Roa, lo recuerda diciéndole a sus compañeros que aunque les faltaran las piernas o fueran ciegos debían trabajar, que no se podían quedar en la limosna.

Perseguido por la dictadura militar, fue secuestrado y desaparecido a la edad de 22 años junto a su compañera de vida y militancia Gertrudis Marta Hlaczik (18 años), y la hija de ambos, Claudia Victoria (de 8 meses), el 27 de noviembre de 1978.

El “Caso Poblete” fue tan emblemático que sirvió a la Corte Suprema para anular las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.