Los acompañantes terapéuticos es uno de los sectores exceptuados por la cuarentena, sin embargo, no dejan de ser un rubro más de los afectados por las consecuencias económicas de la pandemia. Es una actividad que no está regulada por ninguna ley. Al no tener regulación suelen prestar servicios a obras sociales y prepagas, muchas veces sin una protección laboral.

Paula Saucedo acompañante terapéutico, en comunicación con https://portada.com.ar, nos comenta como surgió el proyecto para que sea ley el servicio de acompañante terapéutico en Mendoza.

 

¿Qué es un acompañante terapéutico?

Un acompañante terapéutico es una herramienta, que como bien dice la palabra, acompaña al paciente desde lo emocional o ayudando a su situación física según el caso, y además es de gran ayuda a la familia o el entorno familiar. Generalmente trabajamos con patologías psiquiátricas y neurológicas. Este pedido de ley viene a traer información a la sociedad, cabe mencionar que cualquier persona puede ser acompañante terapéutico, pero no todos han recibido las herramientas o el conocimiento para tratar con pacientes como por ejemplo autismo.

Además, queremos que se convierta en una carrera, por que mucha gente hace un curso y ni siquiera sabe cómo es el trato legal ante un paciente mental o el procedimiento que hay que activar si hay algún problema en el cuidado de estas personas.

 ¿Cuál es la repercusión en las familias sin un acompañante terapéutico en cuarentena?

En este momento de cuarentena y encierro, es donde se incrementa la ansiedad, la angustia en niños y adultos mayores, es donde entramos nosotros como una solución para este contexto. Los acompañantes terapéuticos intervienen, para ayudar en el tránsito de las personas hacia una mejora que implica el logro de la mayor autonomía posible. Sigue siendo en esta cuarentena un actor importante para mejorar la calidad de vida de los pacientes, sean niños, adolescentes o adultos.

¿Cómo surgió el proyecto de ley para regular la profesión? ¿Y a quiénes alcanza?

Este proyecto se desprende del pedido de algunos colegas, que en las redes publicaban la necesidad de una ley para poder cobrar a tiempo o que sea regular el uso del acompañante, luego nos unimos a redactar el pedido,  se han sumado desde el sector político y muchas personas que están colaborando para que sea ley nuestra profesión. En este momento somos mas de 200 terapeutas unidos para lograr se legalice nuestra situación, y el proyecto se encuentra en el ministerio de salud a la espera de informe, luego pasaría a la legislatura.

¿Cuál es el rol de las obras sociales en esta actividad a la hora de su práctica y cobro del servicio?

Tenemos muchos inconvenientes con las obras sociales, al no tener una matricula y poder facturar como corresponde, necesitamos que se solicite el servicio a través de psicólogos o psiquiatras, que cumplen otras funciones, y nos vemos en la necesidad de recurrir a estos profesionales para poder presentar la factura en las obras sociales, este sistema hace que repercuta en el tiempo de cobro y además económicamente, por que nos retienen a veces hasta un 50 % de nuestros haberes, se suma el pagar monotributo, nos queda de bolsillo muy poca de nuestra remuneración.

Nos pagan dos tres meses presentadas las facturas, hay casos donde nos deben el pago desde diciembre, además queremos que las obras sociales tomen personas que tengan el conocimiento para poder realizar la tarea, que se les haga un test psicológico y que se acredite horas de actividades, esto ayuda y protege al paciente.

Por: Fernando Cascino