Por: Óscar Miguele

 

Atrás quedaron las grandes veladas protagonizadas por Julio Pablo Chacón, que dieron como resultado una actualidad que lo encuentra en el doble rol de promotor y entrenador del deporte de los puños.
Sus comienzos fueron en silencio a principios de los años 90, cuando el viejo prócer de la dirigencia y el arbitraje Francisco Pancho Morillas lo acompañó en la proyección internacional con la obtención de la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996. Posteriormente su buena formación que ideaba desde el legendario gimnasio Mocoroa, un tal Francisco Paco Bermúdez se consolidaba sostenidamente con triunfos ya en el campo profesional.
Poco después, el Relámpago haría brillar su luz propia de la mano de Ricardo Bracamonte, para sorprender a todos en una noche de rutilante en Budapest. Era el momento de traer para Mendoza el título Mundial Pluma, al destronar al desorientado peleador húngaro llamado Itsvan koko Kovacs un 16 de junio de 2001.
Hoy la actualidad es totalmente diferente, pero el muchacho de Las Heras se adapta sin inconvenientes a los tiempos presentes y nos muestra un abanico de buenas posibilidades de desarrollo del su amado deporte.

¿Cómo es esa nueva versión de entrenador y promotor?
Después de dejar la práctica activa en 2006, inmediatamente me concentre en mi gimnasio ubicado en Molinero Tejera 1688 de Las Heras.
Promotor y Entrenador es lo que hago hoy. Junto a un grupo de personas muy entusiastas queremos y debemos recuperar Federación Mendocina de Box y su estadio. Tanto la institución, como su estadio estuvieron muy mal administrados en los últimos 20 años.
Me acompañan en esta iniciativa Sergio Carreño, Pancho García, Azcurra, Jorge Ravel, Alejandro Rubio y varias otras personas.
Una idea excelente, ya que el orden deportivo va de la mano de las instituciones organizadas. Cómo está la situación de la Federación y cuales los pasos a seguir.?
Estamos muy bien ya que la Subsecretaria de Deportes por medio de Federico Chiapetta firmó la intervención y decidió asignar a Alejandro Benito como interventor. Solo falta el decreto del Gobernador Rodolfo Suarez para comenzar con ese proceso.
En seis meses se debe normalizar y poner papeles al día. De esta manera habrá una dirigencia responsable como en sus mejores épocas. Con clubes en toda Mendoza y competencias amateurs para mejorar.
Hay que arreglar la parte legal, ya que los ex dirigentes que por nuestra parte son considerados corruptos. Ellos han hecho desaparecer papeles, actas y comprobantes durante años, sin rendir cuentas a la Inspección General de Justicia.
Los últimos balances no fueron aprobados y se comprobó adulteración. Es decir que desde el 2018 la Federación está fuera de la Ley. Se verá que pasará con Miguel Leiva, el último presidente de la institución.
Nuestra idea es dejar en manos de la justicia y recomenzar con las actividades con nuevas personas con ganas de mejorar.
¿Cuándo creen que pueden retornar las actividades en la Federación Mendocina de Box?
Todo va de la mano la pandemia, en lo que se refiere a la regularización de la federación. Existe la posibilidad de realizar las dos actividades simultáneamente, es decir la normalización administrativa por un lado, acompañada de lo deportivo. Solo debemos esperar que se aprueben los protocolos de cuidado para poder hacer programaciones atractivas.
La Federación Argentina ya presentó un protocolo que está en estudio. Pero si todo sale bien a fines de octubre se podría volver al box profesional. Lo amateur es más complejo por la cantidad de combates.
En lo profesional podríamos retomar con peleas por títulos mendocinos lo antes posible, ya que muchos boxeadores trabajan por su cuenta.
El Relámpago continúa en silencio con el trabajo de los púgiles bajo su supervisión. De esta manera lo interrogamos acerca de la actualidad de Kevin Muñoz, Johnny Barros, Javier Chispita Chacón su hermano, y los demás integrantes de su equipo de competición. ¿Cómo están tus boxeadores?
Todos los deportistas tienen muchas ganas de volver. La semana pasado debimos cerrar el gimnasio por precaución, pero a la espera de las normativas seguiremos entrenando sin contacto. Con el respeto de las distancia, ya que hacemos hincapié en lo físico con el preparador físico Pablo Stalinger.
En el mundo desarrollado recomenzó la normalidad, el nuevo es pensar más en la televisión. Con respecto a eso, ¿Como ves el futuro inmediato sin asistencia de aficionados?
Sin dudas va a ser así. Sin público y con cuadriláteros instalados en estudios de televisión o sitios acondicionados a tal efecto. Es la única manera. Estoy en tratativas de hacer box en lugares pequeños donde solo estén boxeadores y segundos.
Todos los participantes deberán ser testeados y así se cumple el proceso en tres días incluido el pesaje. En ese reducido tiempo, todos los involucrados quedan encapsulados con testeos para quedarnos tranquilos desde lo sanitario. Esto es lo que a procedimientos se acostumbra ahora en Estados Unidos y en Europa.
Como posibilidad, se trata hoy de entusiasmar a los hoteles para sumarse a la iniciativa. Mendoza ya tiene experiencias en el Hotel Sheraton.