OPINIÓN

Gambito de Dama

Nota de opinión de Martin Tula respecto a la jugada política de Victoria Villarruel al convocar a Asamblea para tratar el DNU

"Las opiniones vertidas en esta sección son de carácter personal y no necesariamente coinciden con las decisiones editoriales de Diario PORTADA."


Jugada maestra de Victoria Villarruel

Este martes, la vicepresidente Victoria Villarruel dispuso que el Senado debía ponerse a trabajar. Esta era una semana donde el Poder Ejecutivo no salió a buscar o inventar algún enemigo para poder hacer el famoso "fulbito" de X (ex Twitter) que venían haciendo todas las semanas. Venía todo muy tranquilo y apareció Victoria, marcando su agenda propia, que era la del Senado, convocando una sesión extraordinaria para el pasado jueves por pedido de cinco senadores. Fue una jugada hermosa que, por el movimiento que se dio en el gobierno nacional, tuvo un fuerte cimbronazo, motivo por el cual todos los trolls de La Libertad Avanza (LLA) de redes sociales salieron a pegarle a Victoria por la decisión que tomó. Podríamos decir que esta jugada fue una apertura de ajedrez, fue un gambito de dama.

Esta apertura es un movimiento muy útil para poder tener una ventaja en el ataque, sacrificando un peón y obteniendo un espacio importante en el tablero, dando espacio a las piezas más importantes, entre ellas la Reina. Seguramente se preguntarán ¿a dónde quiero ir con esta comparación?

La vicepresidenta lo que hizo fue darle un enroque al DNU (el peón). ¿Cómo hizo esto? Dejó correr los tiempos legales y tuvo que ceder ante el pedido de la convocatoria extraordinaria. Recordemos que el reglamento indica que una vez que cinco senadores piden una sesión extraordinaria (Art. 19), el presidente del Senado debe convocar con día y hora (Art. 20). Cuando hace este movimiento (la convocatoria), pasa de una posición pasiva a una posible de ataque en el tablero.

La jugada para tener un tablero libre necesita también un sacrificio, un peón, y fue el DNU del presidente Milei ese sacrificio.

Hecho este movimiento, libera el tablero para poder hacer un ataque y pasa a tomar la misma relevancia (el gobierno) que toma el rey en la partida.

Sabemos que la reina, después del rey, es la pieza más importante del juego y es capaz de sacrificarse por ganar la partida y defender al rey (como dijo hoy en su video después de la votación "con el presidente siempre estaremos espalda con espalda"). Pero jamás permitirá ser relegada por una Torre (Karina Milei) o un Alfil (Bullrich), mucho menos por un caballo (Martin Menem).

El avance no quedó solamente en un movimiento legal. Luego de la votación donde el DNU fue rechazado por 42 votos, grabó un video (del que algo les adelanté en el anterior párrafo) para sus redes sociales.

En ese video marcó dos cosas que a mi criterio son fundamentales: la primera es que ella no es Cristina Fernández de Kirchner, y la más importante, que dejó entre líneas, a decir que el Senado es la casa de las provincias y un poder independiente de la República. Palabras más, palabras menos, afirmó que ni ella ni la Cámara de Senadores van a ser una escribanía del Ejecutivo.

El presidente, en tres meses de gestión, sacrificó muchos peones. ¿Estará dispuesto a sacrificar a la Reina con la justificación de poder ganar la partida? Se abren muchos frentes e interrogantes para este gobierno y este juego ya tuvo su apertura, ya tuvo su gambito de dama.

Esta nota habla de:
Últimas noticias de Victoria Villarruel

Nuestras recomendaciones