Portada.com.ar se comunicó con Constanza, mamá de Juana, una pequeña de 10 años, quien fue diagnosticada con Síndrome de Rett, un trastorno en el desarrollo neurológico infantil caracterizado por una evolución normal inicial seguida por la pérdida del uso voluntario de las manos, movimientos característicos de las manos, un crecimiento retardado del cerebro y de la cabeza, dificultades para caminar y convulsiones, y nos contaron los problemas que están teniendo con un pedido a su obra social OSPACA.

Juana depende de una silla postural, hace 5 años le entregaron una, pero como todo niño que crece, necesita que se la cambien por una acorde a su edad, y hace más de un año y medio que la familia viene reclamando, sin respuesta por parte de la obra social, es por este motivo que decidieron hacer público este problema, con la esperanza de que alguien les dé una respuesta favorable.
En este momento Juana solo cuentan con una silla de traslado a la que se le realizan modificaciones caseras, ya que el Síndrome de Rett le provoca una escoliosis severa, y es la única forma, quizá no la más óptima, en la que pueden evitar que su columna se desvíe, de todas formas su escoliosis sigue avanzando, por eso es muy importante que ella tenga su silla, que le ayudará a mejorar su postura.
Ya se presentaron todos los pedidos, la ficha que debe llenar el kinesiólogo, ya que la silla se hace a medida y también todos los pedidos médicos, pero OSPACA , que trabaja en Mendoza con una terciarizadora que ya autorizó el presupuesto, no emite el pago para la ortopedia. La familia agotó todos los medios para comunicarse con alguien de la obra social, pero con la excusa de la pandemia, solo le recibieron como respuesta un correo para que puedan realizar otro reclamo, el cual también fue ignorado tres veces.
Desde este medio nos comunicamos con el defensor de las personas con discapacidad de la provincia, Juan Carlos González, quien tomó conocimiento del caso y se comprometió a ayudar a la familia con las gestiones de la silla.