Así lo expresó la politóloga de Cali, Nathalie Zárate Mazuera, donde la pobreza supera el 42% de la población.

Durante el programa Muchas Gracias, la entrevistada comentó que “la reforma tributaria propuesta por el presidente Iván Duque Márquez como única medida para hacer frente a los gastos provocados por la pandemia, provocaron el estallido social. Mientras tanto veíamos cómo se renovaba la flotilla de aviones militares. La reforma proponía aumentos en los impuestos de los productos que la población consume normalmente.

El 28 de abril comenzamos a salir a la calle con expresiones artísticas, alegría, muy al estilo colombiano. Pero luego empezamos a ver situaciones de represión, luego se adelantó el toque de queda y allí empezamos a ver cómo se fue agravando” la intervención militar.

A la hora de hacer el análisis político de estos hechos, Zárate afirmó que “fue impresionante ver cómo en este proceso, el expresidente Álvaro Uribe, a través de twitter pedía que las fuerzas policiales actuaran. En ese momento se empieza a recrudecer la represión en todas las ciudades. Entonces, cómo no entender que quien gobierna no es nuestro presidente, sino que hay alguien más por detrás”, es decir Uribe. “Sentimos que el presidente no tiene los pantalones puestos, sino que está cumpliendo órdenes de quien llevó adelante su campaña política y con una elección con muchas situaciones denunciadas, como el voto de personas muertas”.

Por otra parte, Zárate comentó que en la campaña hubo una campaña mediática en contra del candidato opositor a Duque Márquez.

“Cuando hablamos de represión no es solamente lo que está pasando ahora, viene desde tiempo atrás. Luego del periodo de gobierno de Juan Manuel Santos, y el acuerdo de paz, la población expresó su temor por que no se daría garantías y continuidad a ese proceso de paz con lo que el partido de Duke Márquez no acuerda. Entonces, los asesinatos de líderes sociales fueron aumentando con la llegada de este gobierno”, aclaró Zárate.

Finalmente, expresó que los grupos paramilitares no han desaparecido “siguen persiguiendo a las personas que ellos consideran de izquierda…es mucho más fuerte su accionar en las zonas rurales”. Y aclaró que los manifestantes “son jóvenes que se expresan contra la represión, no son vándalos como los quieren mostrar los medios de comunicación hegemónicos. Del 28 a 6 de mayo hay 26 personas asesinadas y la defensoría del pueblo quiere invisibilizar lo que pasa”