La opinión vertida en esta columna es de exclusiva responsabilidad de quien la emite, y no representa el pensamiento de PORTADA.COM.AR.

La Navidad es una festividad religiosa en la que los cristianos conmemoran el nacimiento de Jesucristo.

Actualmente, la Navidad se celebra en muchos lugares y de formas muy distintas. En general, una de las características actuales de la Navidad es el aumento del consumo, en especial de objetos utilizados como regalos y alimentos.

Desde el punto de vista cristiano, no obstante, se considera que este no es el significado auténtico de la Navidad.

El significado de la Navidad, muy por el contrario, responde a manifestación de ciertos valores humanos que durante el año se mantienen más o menos en el olvido.

La celebración de la Navidad, el nacimiento de Dios hecho hombre, es para los cientos de millones de cristianos del mundo, un acontecimiento que va mucho más allá de lo que es, un fenómeno social

La Navidad coincide también con la apertura de un nuevo año. Desde que se instauró nuestro calendario gregoriano y muchos siglos antes también, cada año viene marcado por sucesos que han condicionado la vida de las personas.

Estas fiestas navideñas vienen marcadas por un acontecimiento extraordinario, una pandemia originada por un virus desconocido, que cual plaga bíblica ha causado cerca de ochenta millones de contagiados en el mundo, y de dos millones de fallecidos.

Miles de ciudadanos mendocinos, se vieron afectados no solo por la enfermedad, sino por sus consecuencias económicas, laborales y sociales.

Debemos recuperar, como la imagen del portal de Belén, hábitos y costumbres que se asienten en la solidaridad, para superar esta profunda crisis sanitaria, económica, y social.

Este es mi deseo, y el que aprovecho para transmitir a los lectores de Portada.com.ar.

 

Por: Pablo Núñez – Co-fundador de PORTADA.COM.AR