La empresa japonesa Mitsubishi Materials Corp compró una participación del 30% en la mina de cobre Mantoverde por US$ 236 millones.

La mina, que tiene 2,1 millones de toneladas de reservas de cobre, es propiedad de un consorcio liderado por la compañía de inversiones británica Audley Capital Advisors y Orion Mine Finance Group.

Los socios planean gastar US$ 731 millones para expandir las instalaciones y construir un concentrador para extraer y procesar mineral de sulfuro.

Se espera que la demanda de cobre, utilizada principalmente en energía y construcción, aumente en los próximos años debido a su uso en vehículos eléctricos, que necesitan el doble de metal que aquellos con motores de combustión interna.

De este lado de la cordillera, más precisamente en la provincia de Mendoza el escenario es totalmente distinto y poco alentador, si se tiene en cuenta que para el propio gobernador de Mendoza “la minería es un tema cerrado”.

Mendoza es el ocaso mismo de la política, «donde lo que se promete en campaña no se cumple y lo que se dice no se hace». El gobernador actual es uno de ellos, prometió «ampliar la matriz productiva» pero a juzgar por los hechos, sus palabras suenan a un buen slogan de campaña que a la misma realidad.

Es indudable que este gobierno tuvo como premisa fundamental derogar la Ley 7722, la imposibilidad de llevar a cabo la derogación dejó en evidencia a un gobierno carente de ideas, sin conducción e incapaz de proyectar una provincia donde el desarrollo y el crecimiento vayan de la mano del trabajo y la inversión.