El inmueble que ocupa casi 3 hectáreas, donde alguna vez  funcionó el club Jorge Newbery, está ocupado por precarias viviendas. El número de radicados allí oscila entre 70 y 120 familias, según distintos conteos, esto en un desaparecido campo de juego.

 

Desde hace años, la institución dejó de militar en el deporte y luego de diversas administraciones quedó sin conducción y en vías de extinción. Algunos compraron lotes que individuos inescrupulosos les vendieron, cuando no tenían la posesión del bien, que es privado y no estaba en venta. En las cercanías se ubican importantes barrios, como los Cementista I y II, Infanta, Sargento Cabral y enfrente, el Jardín Los Andes, entre otros.

Existe hoy un proyecto de ley donde el estado provincial quiere entregar estos casi 25.000 metros cuadrados a un club deportivo, pero se desconocen varios detalles del mismo.

Mario Vadillo quien ingresó al predio, comentó que: “ no está mal la idea de revalorizar la actividad deportiva, lo que no sabemos a quién o a quiénes les van a entregar este terreno, no sabemos si ese club existe y evidentemente hay un gran negocio detrás de esto, lamentablemente esto no será algo accesible para el vecino, creemos que será un emprendimiento para gente rica”, manifestó el diputado provincial.