Tras un agitado debate, la Cámara de Senadores aprobó el pedido de desafuero del senador Marcelo Romano.

En el día de hoy, la Cámara de Senadores aprobó el pedido de desafuero contra el senador Marcelo Romano solicitado por la fiscal Gabriela García Cobos.

Dicho pedido fue acompañado por los senadores de los bloques Radical, PRO, Partido Socialista, Libres del Sur y Masfe.

Quienes no avalaron dicha propuesta son quienes representan al Frente de Todos,  Frente de Izquierda, Partido Intransigente y Protectora Fuerza Política.

El senador Marcelo Rubio fue el miembro informante, ya que preside la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales (LAC) donde se evaluó el pedido presentado por la fiscal García Cobos.

En este sentido, Rubio explicó el tratamiento que tuvo el expediente desde que ingresó por Mesa de Entradas hasta la fecha y cuáles fueron las participaciones durante las distintas reuniones.

“Sabemos lo que significan las inmunidades, ya que lo fija nuestra Constitución provincial y fundamentalmente podemos decir que las doctrinas fijan cuáles son las inmunidades individuales como también colectivas”, dijo el titular de LAC

Por su parte, el legislador Marcelo Romano se defendió de las acusaciones que lo llevaron al pedido de desafuero.

Marcelo Romano expresó: «Otro día histórico para la Legislatura de Mendoza. Es un atropello a la división de poderes».

El senador Romano describió  el suceso de agosto del año pasado y admitió que su error fue mandarle un mensaje al entonces ministro de Seguridad Gianni Venier, a quien le expresó, que eran demasiados móviles policiales para rodear a una chica de 20 años.

Luego afirmó, que intentó presentarse ante la fiscal y no se lo permitieron, destacó que esa situación le quitó el derecho a la defensa.

Hizo una descripción de todas sus acciones como legislador, que incomodaron al gobierno anterior de Alfredo Cornejo.

En ese sentido, remarcó que el fracking fue denunciado por él, y señaló como posibles casos de corrupción las licitaciones de la revisión técnica obligatoria para los vehículos y la concesión del centro de esquí Penitentes.

Mencionó la lucha de la cual participó activamente, y la protesta que ejerció contra de la derogación de la ley 7722.

Expreso, que le pidió al actual gobernador Rodolfo Suárez que llamara a un referéndum sobre esa reforma.

Argumentó, que es una persecución política en su contra, por su postura crítica frente a la obra y la licitación para construir Portezuelo del Viento, entre otras acciones. «Siento lo mismo que cuando derogaron la 7722. La Legislatura está a punto de presenciar un atropello institucional y a la división de poderes».

El senador Lautaro Jiménez manifestó durante el tratamiento de desafuero: “Tiene un debate estrictamente político. La causa que se le imputa a Romano no pasa ninguna convalidación de prueba».

El senador Alejandro Abraham manifestó “le pido a los legisladores del oficialismo que no echen por tierra ese juramento, que honren la palabra porque si avanzan con este pedido estarán violando flagrantemente la constitución de la Provincia, están generando un hecho de gravedad institucional y un precedente de consecuencias insospechadas”. Además pidió defender la Constitución, las leyes, y todo el ordenamiento jurídico.

La senadora Silvina Camiolo reclamó que la institucionalidad democrática está en peligro en Mendoza. Voy a votar en contra de este desafuero, no solamente es un apoyo a Romano, sino también a la Constitución y a la democracia, reclamó.

La senadora Andrea Blandini adelantó su voto negativo a la solicitud de desafuero. También reclamó porque este tema tendría que haber contado con la presencia de todos los legisladores en el recinto.

“Nosotros estamos votando por la ausencia de privilegios en los partidos políticos”, explicó desde el bloque radical Natacha Eisenchlas.

Por su parte, el senador Rafael Moyano se pronunció en contra del pedido del desafuero de Marcelo Romano: “Esta Cámara va a tomar una decisión muy injusta. Lo que hoy se haga va a tener resonancia en el futuro y por eso espero que algunos fiscales tomen cartas en el asunto”.

Mauricio Sat, esgrimió fundamentos legales «el senador Romano no registra antecedentes penales, el hecho imputado registra como máximo dos años de prisión, no hay prueba que pueda alterarse, testigos que puedan manipularse o violentarse, ni riesgo de fuga. Por ende, si no puede proyectarse más que una sanción condicional, no hay prisión preventiva y por ende, no hay necesidad de desafuero», explicó.

Desde le bloque Masfe, el senador Héctor Bonarrico manifestó que votaría a favor de la propuesta. Además se refirió a las causas que afrontan algunos políticos a nivel nacional.

El senador Pablo Priore del PRO, explicó que con el tratamiento de este desafuero no están evaluando ni juzgando al senador Romano quien podrá seguir cumpliendo sus funciones. “Lo único que hacemos es demostrar que somos iguales ante la Ley”, manifestó.

“Soy una defensora de la democracia y de los principios constitucionales. Son una garantía de la democracia los fueros, una garantía para la independencia de los poderes políticos”, advirtió la senadora Florencia Canali.

Por su parte, el senador Juan Carlos Jaliff brindó detalles en cuanto a lo que establece el artículo 167 de la Constitución de Mendoza: “En la Legislatura reglamentamos de distintas manera estas inmunidades personales”.

La senadora María Mercedes Rus dio explicaciones sobre el pedido de desafuero de Romano: “No me termina de convencer este argumento de la justicia y de la persecución, no me convence para nada. Es cierto que el desafuero tiene una connotación negativa, pero esto es cultural y social».

Además agregó: «Yo he leído la denuncia ¿eh? Si esto es una persecución es bastante sosegada y flemática, porque se ha demorado bastante, sí se han cumplido con las formalidades del caso. Se cumplieron formalidades, se hicieron consultas a los fiscales. Todo esto se ha cumplido, Romano hace un relato de victimización y persecución política como salvavidas personal»

Es importante recordar, la denuncia penal que la empresa Sielcon SRL le hizo a la actual senadora María Mercedes Rus, y a la ex titular del Casino de Mendoza, diputada Josefina Canale, cuando ambas integraban el Instituto Provincial de Juegos y Casinos de Mendoza.

Por su parte el senador Lucas Ilardo detalló: «Esto no sólo viola la constitución. Es una vergüenza que estemos discutiendo esto porque están pasando cosas graves en el país, en Mendoza, en el mundo».

Por otro lado, el senador Ilardo remarcó con vehemencia «La verdad que no se por donde empezar, no se si empezar por hacer alusión alguna burrada que se escuchan por senadores que son abogados, es bueno que se pongan a estudiar de nuevo, por otro lado escuchamos a senadoras hablar de Moreno y de título de nobleza, cuando Moreno hablaba de títulos nobiliarios porque no había legisladores en esa época. Lo que sucede con Romano es raro, el senador Jaliff tienen tanta conciencia cívica y es un gran jurista que le debe dar vergüenza votar esto. Es raro no solamente viola la Constitución es una vergüenza que debatamos esto, pasan cosas graves en el país, en el mundo, y en Mendoza, no hay una propuesta presentada por el gobernador de Mendoza, nada y esta legislatura debatiendo esta vergüenza».

Asimismo el senador Ilardo manifestó «Hay cosas raras, hay cosas raras que sucedieron acá, tiene razón la senadora Rus que este proyecto entro en noviembre, pero no explicó que se trató en dos momentos uno al tratarse la ley 7722. Hace poco tiempo se votó el presupuesto y el senador Romano acompañó en ese momento no se toco mas el expediente y ahora una semana después que denuncia supuestas irregularidades en la licitación de Portezuelo del Viento, al otro día renuncia Chicahuala y el gobierno cangrejo dos pasos para atrás y se posterga la licitación un mes. Cada vez que el senador trató de poner en evidencia al gobierno se avanza con Romano, seguramente no se avanza con ningún peronista porque es el partido mas fuerte de la oposición. Yo escuche a la senadora Rus muy suelta decir yo estoy tranquila tenemos que estar tranquilos porque Romano va a seguir siendo senador, la senadora Rus debe estar tranquila porque antes de que la senadora Rus ocupara ese cargo hubo otro senador en ese cargo, el senador Miguel Bondino, quien estuvo imputado por una causa de defraudación al estado con el  casino y sin embargo fue senador  durante tres años, y tengo entendido que la senadora Rus tiene algunas denuncias judiciales importantes, yo le digo que esté tranquila, porque si tiene la suerte del senador Bondino, no le va a pasar lo que le pasa a Romano. Segundo, le digo que va a contar con el peronismo para evitar un avasallamiento sobre su figura política, su investidura, y con el que cuenta, y con el principio de inocencia el cual creemos en el peronismo. Además, la senadora Rus invita al senador Romano a quitarse los fueros, ya que es abogada y leyó tanta jurisprudencia, lo cual sorprende, porque los fueros no son de las personas sino del cuerpo, la invito a la senadora Rus, a que en la próxima sesión presente los fueros, renuncie a sus fueros y se someta a la justicia como corresponde, ya que lo invitó al senador Romano a someterse a la justicia. Sería importante, que la senadora que está denunciada en una causa importante por su situación en el Casino de Mendoza, donde están apareciendo situaciones irregulares, en la próxima sesión nos presente los fueros ella misma y se allane a la justicia»

Alejandro Pérez Hualde, ex miembro de la Suprema Corte de Justicia, manifestó sobre el desafuero del Senador Marcelo Romano: «Es una rencilla política llevada a tribunales».

Lo impensado sucedió, el resabio radical pareciera transformarse en juez y parte, nada mas parecido a un verdugo que va detrás de aquellos que puedan ser un obstáculo.

Indudablemente, el oficialismo logró su cometido al desaforar al senador Marcelo Romano, sin embargo este situación puede generar una tormenta política sin precedentes en la provincia de Mendoza.

Lo que viene es incierto, pero el vergonzoso desafuero del senador Marcelo Romano, pone en peligro el sistema democrático de una provincia, que pareciera no poner fin al virus implacable de la prepotencia.