Para dialogar sobre los femicidios en nuestro país, durante el programa Muchas GraciasAriel Robert, Emilio Vera Da Souza y Carolina Quiroga entrevistaron a Analia Morra, coordinadora ESI del observatorio “Ahora que si nos ven” expresó que “durante mucho tiempo la violencia contra las mujeres ha sido naturalizada y ahora vemos que los femicidios como la violencia más extrema debería conmovernos, no deberíamos olvidarnos de los nombres de las mujeres asesinadas, seguir las causas judiciales y no naturalizar estas muertes”.

Por eso consideramos que este trabajo que hacemos desde nuestra organización como muchas otras que monitorean estos casos es motivo suficiente para no bajar los brazos y además de realizar el informe poder analizar los casos. Son 147 los registros al menos de los femicidios que se han dado en estos años, según los casos que aparecen en los medios de comunicación. Además tenemos 97 intentos de femicidios. 134 niños y niñas quedaron sin madre en lo que va del año, 7 son de la provincia de Mendoza, sin tener en cuenta el asesinato de Karen. Los indicadores se sostienen año tras año, más del 60% de los casos fueron ejecutados por la pareja o la ex pareja de la mujer. En el caso de Karen se trata de un femicidio vinculado, es decir cuando el femicida intenta matar a una mujer y asesina a alguien que ella quiere. En el 90% de los casos el femicida conoce a la mujer.

Respecto de la falta de accionar del Estado ante las denuncias, Morra explicó que este problema es complejo y demuestra que “la primera solución de este problema es que el Estado responda ante la denuncia”. Cuarenta de las 147 mujeres que fueron asesinadas tenían medidas de restricción y el Estado debería haberlas protegido.

“Los números y los indicadores son los mismos desde el 2015”, afirmó Morra quien expresó que “aún falta mucho por resolver esta problemática tan compleja donde hay factores vinculadas con la educación y la visibilización de la violencia de género. Pero aún falta mucho para que se cambie en el ámbito social y legal”.

A la hora de referirse al rol del Estado, Morra afirmó que las mayores fallas están en la justicia y en la policía, porque no protegen a las mujeres cuando van a pedir ayuda.