La Selección Argentina de fútbol para ciegos venció 2-0 a Japón, en la final, y se consagró campeona, por tercera vez consecutiva, del Grand Prix que se desarrolló en Tokio, torneo preparatorio para los Juegos Paralímpicos.

 

Los goles fueron anotados por Maximiliano Espinillo, a los 8 y 15 minutos del primer tiempo. Los Murciélagos empezaron el encuentro con la misma alineación que en sus cuatro presentaciones anteriores: Germán Muleck; Froilán Padilla, Ángel Deldo, el mendocino Federico Accardi y Maximiliano Espinillo.

Promediando el partido ingresaron Ignacio Oviedo, Marcelo Panizza, Jesús Merlos y Brian Pereyra. No entró Guido Consoni (arquero).

Argentina marcó superioridad sobre los locales: en la contundencia en ataque, en su orden defensivo, en la circulación del balón, en la ocupación de espacios y en el juego colectivo e individual.

El tercer puesto quedó en poder de España, que derrotó 1-0 a Tailandia.

Argentina, que en las ediciones 2018 y 2019 había superado a Inglaterra en las finales, mostró un buen nivel en este certamen que contó con cinco de los ocho seleccionados que participarán en los Juegos Paralímpicos de Tokio (los restantes son Brasil, China y Marruecos).