“La lengua de señas es considerado un idioma y a diferencia de los otros, éste es visofacial. Es la lengua natural de las personas sordas”, explicó en Muchas Gracias la profesora Ana Sisti además decana de la Facultad de Ciencias de la Educación.

Esta lengua surge de la comunidad hablante, por lo cual cada país tiene señas diferentes, tenemos regionalismos dentro del país también contó Ana. Por otro lado, contó -ante la consulta de Ariel Robert, Emilio Vera Da Souza y Carolina Quiroga– que la lengua de seña no tiene género, aunque sí se puede especificar.

“Hay un imaginario de que la persona sorda puede leer y escribir como cualquiera, pero no es así”. Ana Sisti explicó las razones, al sostener que la lengua de señas es ágrafa.

Respecto de la inclusión de intérpretes en las escuelas, Ana sostuvo que implica una modificación en las instituciones, a pesar que está la ley contemplada y no se cumple. “Siempre se cae en el tema presupuestario cuando hablamos de mejor educación”, destacó la profesora y habló de incorporar el aprendizaje de la lengua en todos los ámbitos.

Hay una lengua Argentina de señas, pero la profesora reiteró los regionalismos, por lo que destacó que si vamos a países limítrofes o del mundo, si se van a encontrar diferencias.

Dentro del ámbito educativo académico, las personas sordas tienen barreras más fuertes porque la lengua escrita no es la más predominante. Por suerte existen en Mendoza escuelas con aulas para personas sordas, pero en el ámbito universitario falta mucho. Ana destacó que la facultad de educación tiene a dos personas sordas entre los docentes los cuales concursaron como cualquiera de nosotros expresó la profesora.

Dentro del ámbito universitario la facultad de educación tiene programas para aquellos estudiantes sordos o sordas que quieran hacer una carrera, en cualquier facultad.

Para quienes estén interesados en aprender la lengua de señas, pueden acercarse a la Asociación de sordos de Mendoza en Mitre 95 de Godoy Cruz.