El estreno de la miniserie de Netflix causo furor en el público y genero la búsqueda sobre que son las constelaciones familiares. Virginia Riccio realiza dicha terapia y comenta en qué consisten, quiénes las realizan y cuáles son los fines.

El alemán Bert Hellinger fue el creador de la terapia de las constelaciones familiares, una hipótesis de terapia en el contexto de la psicología sistémica que postula que los miembros de una familia se influyen recíprocamente en su salud y en su conducta. Las constelaciones familiares nos muestran cuáles son los desórdenes que hay en las dinámicas que rigen nuestra vida, «Muchas veces, detrás de un conflicto de pareja, hay dinámicas ocultas. Por ejemplo, que uno de los miembros de la pareja se comporte como un niño”. “tiene que ver con la infancia y demás cosas que pasaron en la historia de la persona, ver cuál es la dinámica oculta detrás de un conflicto, qué ocurrió en su pasado. Hay personas que pueden acomodarse muy bien en situaciones de su vida». Y aclaró: «esto no sana un cáncer o adicción». Una constelación puede ayudar a ver qué hay detrás de un síntoma de una enfermedad o conflicto, pero no cura ese problema al no ser una terapia, sino un apoyo. Asimismo, se recomienda siempre, continuar con cualquier tratamiento médico que se encuentre en curso.

«Con la terapia uno puede entender que el amor puede transformarse desde otro lugar, tal vez más saludable, y así obtener una nueva información que le resulte útil para la vida”, este tipo de técnica tiene su origen en la terapia transgeneracional, cuyo objetivo se centra en liberar y trabajar las creencias y valores que un individuo ha heredado, para eliminar esos bloqueos y poder conseguir o acercarse a su meta. Otro de los puntos es el hacerse responsables, el concebirse como adultos que no culpan a otros de sus fallas, de sus carencias, de sus desencantos sino afrontar y avanzar.

Este tipo de técnica se puede realizar en grupo, que es lo ideal, o de manera individual e incluso con el impacto de la pandemia de covid-19 se tuvo que migrar a las plataformas digitales; sin embargo, la presencialidad hace la diferencia, pues el propio manejo de emociones y la interacción con el grupo, poder ver y sentir, hacen que la experiencia sea más cercana. Cuando esta técnica se realiza en grupo, se habla de un tema de vida, generalmente las personas forman un círculo y en el centro se deja un espacio. Posteriormente se elige a una persona a la que se constelará, y a su vez, de acuerdo con el tema a tratar, se selecciona a quién representará al padre o madre. Estas personas se ubican al centro del círculo y se comienzan hablar de los temas que van surgiendo.

Mira la entrevista de Vicky López