Las personas en situación de discapacidad se encuentran cada día con barreras espaciales, psicológicas, educativas y comunicativas. Internet puede servir en estos casos para sobrepasar estas dificultades, ayudar a fortalecer su desarrollo personal y mejorar su relación con el entorno.

Las nuevas tecnologías y las Tecnologías de la Información y Comunicación (Tic) han logrado desarrollar dispositivos y aplicaciones a partir de la identificación de las necesidades de las personas en situaciones de discapacidad física, psíquica y sensorial, con el propósito de contribuir a la integración de las personas en la sociedad, permitiendo la liberación de la dependencia, promoviendo la temporaria ilusión de pérdida de la discapacidad y la construcción de un espacio de autonomía nuevo.

Tres casos excepcionales de inclusión social usando la tecnología:

Tobii Dynavox: Esta compañía desarrolla software para varios tipos de discapacidades y se vale de recursos como micrófonos, cámaras y pantallas táctiles. Sus desarrollos son de gran ayuda para quienes están alrededor de las personas con necesidades especiales, ya que con estas herramientas se pueden superar muchas de las barreras que encuentran en su cotidianidad, mostrando así el aporte de la tecnología a las comunidades.

La tecnología, una aliada para las personas en situación de discapacidad“Somos un equipo de entusiastas apasionados por ayudar a las personas con necesidades especiales. Nuestro objetivo es crear soluciones para que ellos puedan comunicarse con su entorno y así vivir una vida más rica e independiente”. De esta manera se presenta esta empresa en sus redes, que tiene como misión conseguir que las personas con necesidades especiales se puedan comunicar a través de los dispositivos que desarrollan.

Ayudas para todos:

Ruta de la Ciencia: Felipe Betancur

Felipe Betancur es un joven colombiano que detectó la dificultad que tienen muchas personas en situación de discapacidad con el uso de dispositivos como tabletas, celulares y computadores, pero buscó en internet y se dio cuenta de que existen teclados para manejar con los pies, botones para controlar computadores y otros artefactos ya creados para superar esas barreras; sin embargo, en Latinoamerica no son asequibles para las personas con bajos recursos.

En su opinión, la brecha digital entre ricos y pobres se ha ido reduciendo en los últimos años porque los costos de los equipos han bajado significativamente. “Cuando viajo a un pueblo lejano veo a unos campesinitos con la cara bien humilde sacar unos celulares grandotes”, afirma. Además, tampoco es necesaria una preparación específica. “Ya no importa el estrato y casi todo el mundo sabe manejar Whatsapp o Facebook”.

“Lo que aún falta es entender las verdaderas ventajas de la tecnología, es decir, la apropiación digital”, añade. “Ya tenemos los equipos y las redes, falta explicarle a la gente que internet no es solo para reírse y ver que pasa en las redes sociales, sino que sirve para estudiar una carrera, o encontrar un teletrabajo, o comunicarse a bajo costo…”.

Para impactar positivamente a su comunidad, Felipe usó recursividad e ingenio hasta encontrar la forma de reproducir estos artefactos con elementos de la vida diaria, así que elaboró mouse con cucharones para ser manipulados con los pies, botones que funcionan con recipientes plásticos y teclados con bolas de desodorantes.

Este tipo de emprendimientos, como “Ayuda para todos” de Felipe, acerca la tecnología a esta población y en su canal de Youtube comparte tutoriales para los seguidores que le cuentan sus dificultades para que él les ayude a resolverlas. Él quiere que todas las personas vean sus videos y aprendan a solucionar sus necesidades puntuales de manera eficiente y económica.

Las Google Cardboard devuelven la vista:

Personas que han perdido la vista por alguna enfermedad, han podido usar el sistema de Google Cardboard y a una app llamada “Near Sighted VR Augmented Aid” usada para imágenes duplicadas aumentadas que permiten algunas palabras.

Realidad virtual y discapacidad: experiencias únicas | Sunrise Medical

Esta es solo una solución para un problema de visión y no es la única, ya que hay una aplicación disponible para iOS y Android llamada “Be My Eyes”, que funciona como una red social para ayudar a personas invidentes o con baja capacidad de visión en la que existen usuarios y voluntarios. Entonces, cuando una persona quiere usar la app solo se conecta y hace una solicitud, un voluntario también se conecta y por medio de una videollamada guía al usuario en lo que necesita, por ejemplo, leer un menú, saber dónde está, llegar a una dirección y otras situaciones a las que este usuario se enfrenta cada día.

Algunas de estas soluciones que se encuentran en internet, mejoran la calidad de vida de las personas en situación de discapacidad, dado que los avances tecnológicos y herramientas digitales, el mundo se está acercando cada vez más a la inclusión.