Norberto Ismael Cafasso, Secretario Gremial del sindicato de la Unión Ladrillera de la República Argentina, contó en Muchas Gracias, programa de radio Nacional Libertador, que el 65% de las trabajadoras y los trabajadores del sector son migrantes.

“Vimos también que el trabajo infantil en el sector tenia que ver con la falta de organización sindical» expresó Norberto. También contó que a los dueños de las fincas no estaban de acuerdo con que se eligieran delegados, mucho menos si eran migrantes. Hoy en la Comisión directiva cuenta con seis delegados migrantes.

Según explicó Cafasso es más difícil el control cuando son emprendimientos familiares que se dedican a la sobrevivencia, donde “suele haber un patrón oculto». «es un problema social que tiene que ver con cómo llevamos adelante la formalización del trabajo. La idea es que familias puedan armar una cooperativa, tener obra social, y facturar».

Sin embargo, aseguró que para lograrlo deben existir políticas públicas. Los trabajadores con patrón tienen beneficios estipulados por ley. “Pero en las zonas como El Algarrobal es más difícil porque ahí es necesario intervenir con una política pública y el problema es que las niñas y niños viven en el mismo lugar donde se trabaja”.

“Desde antes de la dictadura de Añez venimos articulando con la embajada y el consulado por el tema documentación, llevando los consulados móviles por distintos lugares con el fin de regularizar los trámites migratorios”, afirmó Cafasso.