Los trabajadores estatales de Mendoza, que fueron reprimidos por las fuerzas de seguridad el domingo pasado, volvieron a movilizarse de manera masiva pidiendo aumentos salariales. En esta protesta participaron todos los gremios estatales, que coparon las calles de la capital de la provincia con las medidas sanitarias correspondientes, para evitar contagios de COVID-19.

De la represión brutal que dimos cuenta en portada.com.ar el pasado lunes,
la Red por los Derechos Humanos de Mendoza repudió el accionar del gobernador Suárez: “Esta mañana se presentó la fiscal en el km 0 con la orden de desalojo, a través de golpes y represión llevaron a rastras hasta las camionetas a los y las municipales que reclaman por mejoras salariales y llevan días y noches encadenados en bancos de la Peatonal mendocina. Rompieron las carpas de los municipales, golpearon a mujeres y las personas fueron trasladadas a diversas comisarías”.
“Alzar la voz ante un gobierno que no escucha, que reprime, y que abandona a la clase trabajadora.”
Desde PORTADA, pudimos ponernos en contacto con Pablo Masutti, Secretario de Educación del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE), quien nos contó sus vivencias respecto a sus reclamos: “Esto hay que verlo desde un contexto en que se da toda una vulneración de derechos, de ajuste a todos los distintos sectores de trabajadores y trabajadoras de la Provincia y sobre todo en educación: a la falta de recursos de educación virtual, de sostenimiento de escuelas y salarios, de todo lo que tiene que ver con apertura de paritarias, el ítem aula, todo un golpe a la clase trabajadora en general. En educación que es la parte que me toca, no han llamado suplencias (está la pretensión de que trabajen los compañeros sin los cambios de suplencia); y todo lo que tiene que ver con la situación de vulneración, de desigualdad, con las clases virtuales, y con la pretensión, sin garantías en términos de salud y condiciones de trabajo, para la vuelta a clases, en donde evidentemente estamos preparando un nuevo inicio”. (…) “Este abandono de la educación se da en salud, sin insumos, sin pase a planta de los trabajadores con precarización laboral; y se da con más fuerza en los sectores más vulnerados, en los barrios con la desocupación creciente que hay, y con los empleados del Estado, que en este caso son los más golpeados por la pandemia y la crisis económica; y a través de que el Estado no se sienta con los trabajadores y con sus representantes para acordar un salario digno”.
El Secretario de Educación nos explicó que desde todo el frente estatal (entre ellos, FADIUNC, Trabajadores del Casino, ATE, y demás) se han congregado en lo que han dado a llamar el Frente de Unidad Estatal, que junto con otras organizaciones sociales están llevando “esta lucha, porque justamente (…) se da en un contexto que afecta a toda la clase trabajadora. (…) Por supuesto, que con la gran forma o lineamiento que tiene este gobierno que ese abandono de trabajadores va acompañado de una gran represión (…) como la que han vivido los compañeros.”
El conflicto entre los trabajadores municipales y el Gobierno Provincial, según Masutti, viene desde “hace ya un mes. Los compañeros reclamaban un salario digno, ya que tienen de ocho mil a doce mil pesos el salario neto que tiene la mayoría de ellos y ellas; y venían en este reclamo sin ser escuchados por el Gobierno”. (…) “Una de las acciones decididas por este sector fue una gran movilización (…) que tuvimos la semana pasada. Fueron hasta la municipalidad y allí no obtuvieron ninguna respuesta más que un bono miserable. Ante esto, endurecieron sus medidas, llevándolas a formas extremas: encadenarse en kilómetro 0, con frío, a la intemperie, con lluvia. Fueron acompañados con solidaridad por otros sindicatos y por la misma sociedad, pero sin obtener respuesta.” (…) “En ese contexto se da, este domingo, un intento de desalojo de la protesta”. (…) Ya había un avance con policías (…), y el domingo consumaron el hecho, ya no escuchando ningún tipo de propuesta de los trabajadores que estaban encadenados.” (…) “Evidentemente no se los escuchó y se procedió al desalojo violento: mujeres golpeadas, arrastradas, nosotros también. A mí me tiraron al piso, me patearon, me tomaron de piernas y brazos hasta el móvil, (…) donde nos subieron a empujones y golpes, y fuimos llevados a distintas comisarías.” (…) “Esto habla de un plan sistemático de apagar la protesta y disciplinar y amedrentar, como nos tiene acostumbrados este gobierno.” (…) Sin embargo, el funcionario sindical nos aclaró que “lejos de generar amedrentamiento, esto logró fortalecer la convocatoria que teníamos para hoy, (…) esto cuadriplicó la protesta.” (…) “Esto es alzar la voz ante un gobierno que no escucha, que reprime, y que abandona a la clase trabajadora.”
Además, nos advirtió que si en las semanas próximas no hay respuestas seguirán “con paros, con marchas y acciones para visibilizar la situación y construir un gran paro, que coincidiría con el no inicio de clases” (…) “El discurso dice que hay que quedarse en casa y cuidarse, hay compañeros que no tienen para comer y no tienen agua en sus hogares, muchos sectores, (…) entonces en ese sentido no se puede tapar el sol con una mano y creo que ha llegado a un límite esta situación, así que seguiremos organizados y organizadas acompañando esta lucha”.
Masutti calificó a la represión del domingo como “digna de una dictadura. (…) De lo más indigno y repudiable que pueda haber. De hecho, la Red de Derechos Humanos de Mendoza, a la cual pertenezco, ha actuado y ha llevado esto a nivel nacional donde ha sido repudiado.” (…) “Una situación de vulneración de derecho, que ha generado un gran apoyo por parte de los ciudadanos en la ciudad a través de bocinazos y acompañamiento.” (…) “No causo para nada un efecto de disciplinamiento sino que llevó a que en la concentración de hoy, la explanada de la municipalidad estuviera totalmente llena, con furor y orgullo de pertenecer todos a una misma clase trabajadora”.
Ante la interrogativa acerca de cómo hacer para llevar a cabo una demanda de este tipo, cuando un gobierno responde sólo con violencia, el secretario de SUTE nos dijo que “la organización es la clave. Este es el gobierno del ítem aula, del no pago de las deudas, de los abandonos de la salud, de la educación, de los barrios, el que abandona a la escuelas, el que quiso voltear a la ley 7722, este Estado que no cuida nuestro patrimonio, nuestra vida, nuestro trabajo, este es el gobierno que apela a la represión ante el reclamo. La respuesta que tiene que haber de parte de la clase trabajadora es la organización, lo colectivo, la construcción de la solidaridad con los compañeros”. (…) “Debemos seguir organizados” (…) “Cuidar nuestra salud, pero fundamentalmente proteger nuestro trabajo” (…) “No hay peor pandemia que el abandono del Estado”. (…) “Así es la lucha ante gobiernos que reeditan las épocas más nefastas de nuestra historia.” (…) “Este gobierno ha avalado la criminalización de la protesta a través del discurso y la represión sistemática”.