Abraham Lincoln: “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.”

El martes 10 de diciembre del 2.019, Ulpiano Suárez asumía como Intendente de la ciudad de Mendoza, luego de agradecer y proponer una ciudad sostenible, plena y equilibrada, con calidad de vida y desarrollo, se metía de lleno en el desarrollo de su discurso.

Según palabras textuales del actual intendente Ulpiano Suárez, expresaba lo siguiente, «sabemos que estamos con una vara muy alta y que esto exigirá nuestro mejor esfuerzo, me estoy refiriendo a mi compromiso que lo hago extensivo al honorable concejo deliberante, a todos los funcionarios y empleados municipales, y por supuesto a los vecinos, porque la democracia es un sistema de responsabilidades colectivas».

En otro extracto del discurso de Ulpiano Suárez, manifestaba «mi trabajo como intendente de la ciudad es para dignificar la vida, mi único enemigo sera la deshumanización, la pobreza, el desempleo, la polución, el riesgo de los accidentes, los ruidos, la falta de espacio, todo lo que obstruye el desenvolvimiento de una vida digna»

Hace 26 días, empleados municipales de la ciudad de Mendoza, comenzaban un reclamo cuyo pedido versa sobre un aumento salarial, ya que el salario que perciben oscila entre los 9.000 mil y 12.000 mil pesos.

En el día de ayer, en el kilómetro cero, empleados municipales, hombres y mujeres fueron víctimas de la represión policial, muchos de ellos terminaron internados, detenidos y lesionados.

La provincia de Mendoza, es la contracara entre lo discursivo y la realidad, propio de un estilo de gobierno, cuyo principal referente sigue siendo el ex mandatario provincial, Alfredo Cornejo.

Indudablemente, Ulpiano Suárez como su mentor político, tienen la capacidad de borrar con el codo lo que escribieron con la mano.

El intendente de la ciudad de Mendoza, prometió dignificar la vida, siendo su único enemigo la deshumanización, la pobreza, el desempleo, sin embargo, lo acontecido en el día de ayer, deja en evidencia que lo discursivo dista mucho de la realidad, o será que la mentira tiene patas cortas.

DISCURSO-intendente-Suarez