Así lo explicó Juan Manuel Gispert, durante el programa Muchas Gracias en su columna de economía política. “Cuando se dice que está todo mal, se busca debilitar a la gestión actual del gobierno. Pero no se aclara cuál es el origen de esa crisis. Cuando uno ve las distintas variables, por ejemplo que la Argentina lleva 17 meses generando empleo privado registrado. No es un dato menor. Cuando uno ve la recaudación de la AFIP. No estamos en un ciclo recesivo de la economía que muestra que estamos creciendo. Inclusive la necesidad de dólares tiene que ver con una necesidad de dólares. No estamos en una crisis de decrecimiento, sino de crecimiento. El problema es que el crecimiento está concentrado”.

Gispert manifestó que “las exportaciones argentinas han crecido un 25% respecto del 2021 y lo que ha subido mucho es la manufactura de origen industrial (MOI) que son muy importantes porque muestra un análisis cualitativo de las exportaciones. Son 11 mil millones de dólares de crecimiento en las MOI. Es importante entender los matices de la realidad porque sino se pierde de vista la raíz del problema, que es la distribución de la riqueza”.

En este sentido, Gispert analizó que “la explicación de esta crisis es la falta de distribución del ingreso, lo cual hace que los poderes económicos concentrados tengan más poder frente al Estado. Y el gobierno tuvo que ceder frente a esta presión y las primeras medidas de alguna manera representan las consecuencias de esta presión de los grupos concentrados”.

Una prueba de ello es la convocatoria a la mesa de enlace para que liquiden los granos que están reteniendo y por tanto no aportan dólares al Banco Central. Y en ese sentido explicó que no hay dólares porque se importa mucha energía para evitar que la economía se pare, en el ámbito de la producción.

Finalmente, Gispert comentó como estrategia frente a esta situación el adelanto de la liquidación del impuesto a las ganancias para 1900 empresas que tuvieron ganancias por encima de 100 millones de pesos al año.