Durante los últimos días, las redes sociales reflotaron una noticia del año 2020 sobre el film “Sorry”, ganador al Oscar al mejor cortometraje.

Con una duración de un minuto 58 segundos “Sorry” es un film que evidencia que pensar en los demás hace la diferencia. Las impactantes secuencias del film pretenden mostrar el egoísmo del ser humano.

La palabra «Overload” que aparece en el elevador significa: «POR ENCIMA DE LA CAPACIDAD » (de carga). Es decir, el ascensor no se mueve, no sube, por el individualismo y el derecho que cada uno cree tener.  Algo que en la actualidad nos refleja como sociedad.

No sólo es el egoísmo, es la inacción del grupo, lo que más resalta en este cortometraje”.

Desde PORTADA, si bien valoramos el mensaje del corto, consideramos que el audiovisual no responde a la perspectiva social de la discapacidad, ya que es negativo el mostrar la discapacidad generando lástima, ya que en el momento en el que la cámara muestra los bastones de la joven que decide bajar del ascensor cambia la música drásticamente a una de tipo instrumental, lenta, y nos atreveríamos a decir “triste”  , y todas las miradas del resto de los ocupantes del ascensor se focalizan en la joven con discapacidad motriz, haciendo especial énfasis en la discapacidad.