En el programa Muchas Gracias, Alberto Rez Masud, pionero montañez, inversor y propietario en la Villa los Penitentes, sostuvo que a la montaña la vienen castigando y tratando de destruir con la inacción desde hace más de 45 años.

“Quienes han pasado por la montaña pueden observar la entrada a la Argentina, en Las Cuevas la desidia y el desinterés, mientras que si llega a Penitentes va a ver un pueblo fantasma, desmantelado y destruido” dijo Rez Masud para retratar el abandono de esta zona turística por excelencia. “Si se pretende legislar la montaña sin gente de la montaña, le van a escapar. Y está demostrado”, dijo el referente.

Hoy la Villa de Penitentes cuenta con una inversión millonaria de 250 departamentos, el cual está cerrado y abandonado, al igual que las instalaciones del centro de ski, las cuales fueron saqueadas. Para contextualizar, hace unos años el Estado expropió los terrenos de abajo en la zona de Penitentes, mientras que no renovó concesión del centro de ski. “Desde que esto ocurrió se convirtió en un pueblo fantasma”, sentenció.

“Todo da a suponer que falta una política integral sobre la montaña en Mendoza”, dijo Rez Masud, quien agregó que hay mucho énfasis en la vendimia, en la ruta del vino, pero el turismo de montaña no se ha explotado como debe ser. “El Estado no sabe lo que es tener el Aconcagua”, sostuvo el referente, quien explicó que hay opciones más allá del ski en la montaña mendocina.

La función del Estado es controlar y planificar, dijo Rez Masud, quien sostuvo que no existe esto a largo plazo.