“Los sindicatos han cerrado paritarias por un crecimiento del 5% anual por encima de los precios, sin embargo, los empresarios no han cumplido el acuerdo del pacto social”, afirmó Juan Manuel Gispert durante su columna en el programa Muchas Gracias, a la hora de analizar la inflación actual.

En ese sentido, el licenciado Gispert aseguró que el componente de alimentos y bebidas es el núcleo duro del problema inflacionario. “En la Argentina 28 empresas producen el 85% de los alimentos que se consumen en el país. Hay una concentración monopólica u oligopólica en el país. El otro problema es que gran parte de esas empresas han sido compradas por firmas extranjeras que buscan una rentabilidad en dólares”.

A ello hay que sumar el aumento de precio de los commodities, es decir las materias primas, sin importar su lugar de producción como la soja, el trigo, el maíz y la carne, entre otros. “El problema es que Argentina consume los mismos productos que exporta, es lo que se denomina inflación importada. Y los sueldos no se ajustan en la misma proporción entonces eso hace que el precio de los alimentos crezcan por fenómenos internacionales, pero no así los salarios”, afirmó Gispert.

La pregunta que se hace el analista es cómo se resuelve esta situación. “El gobierno viene implementando medidas de consenso que no están teniendo los resultados que se espera…ha sido un fracaso”.

Si se repasa históricamente la economía argentina las dos medidas que pueden mejorar esta situación son “retrasar el cambio, que es lo que está ocurriendo ahora. Y la otra medida es un aumento en las retenciones a las exportaciones que no tienen un fin recaudatorio”, sino que a las empresas exportadoras les convenga vender en el mercado interno y no exportar.

Sin embargo, Gispert aseguró que con los antecedentes de la resolución 125, el gobierno no se anima a tomar decisiones en ese sentido. Y además, completó “no se han comunicado bien todos los esfuerzos realizados para consensuar y la falta de respuesta de los sectores empresarios”.